Como curar la conjuntivitis de forma natural

Como curar la conjuntivitis de forma natural

Gotas para la conjuntivitis

La conjuntivitis es una de las afecciones oculares más comunes. Está causada por sustancias irritantes y no suele ser contagiosa. Sin embargo, es posible contraer otro tipo de infección por conjuntivitis causada por un virus o una bacteria, que a su vez es contagiosa.

Esta parte del ojo se encarga de mantener la humedad necesaria en el órgano. Contiene pequeños vasos sanguíneos que, al estar expuestos a microorganismos y partículas volátiles, sufren irritación. Esta afección puede originarse como reacción a una alergia, un virus, una bacteria o una partícula química.

La conjuntivitis bacteriana es conocida por su espesa secreción amarilla que crea costras sobre las pestañas, especialmente durante el sueño. También es conocida por el enrojecimiento que provoca en la parte blanca del ojo, el picor de ojos y la hinchazón de los párpados. Su aparición suele estar asociada a la infección por microorganismos llamados estafilococos y estreptococos. Se adquiere cuando los ojos tienen contacto con toallas, pañuelos, almohadas, cosméticos contaminados y manos contaminadas.

Síntomas de la conjuntivitis

La conjuntivitis es una afección desagradable pero común. No suele ser una dolencia grave y a menudo puede tratarse en casa con remedios naturales, técnicas de autocuidado y hierbas medicinales. La asesora en salud ocular, Lucy Hill, explica las distintas opciones de tratamiento disponibles, entre ellas las convencionales, las de hierbas y las naturales.

La conjuntivitis es una afección común que puede ser infecciosa (bacteriana o vírica), alérgica (como una alergia al polen o a los ácaros del polvo) o irritante (por ejemplo, agua clorada o una pestaña extraviada). En la mayoría de los casos, esta afección no es grave y puede tratarse fácilmente en casa, con una serie de técnicas de autocuidado, remedios naturales y hierbas medicinales.

Si los síntomas son graves, por ejemplo, si le duele o le afecta a la visión, si es un niño pequeño o un bebé el que padece la afección, o si los síntomas no mejoran al cabo de unos días, debe acudir a su médico de cabecera. ¿Qué tratamientos caseros existen para la conjuntivitis?

La mayoría de los casos de conjuntivitis desaparecen por sí solos, pero este proceso puede verse favorecido por el uso de una serie de técnicas de autocuidado en casa. En primer lugar, mientras se padece conjuntivitis es importante mantener los ojos limpios. He aquí nuestros buenos consejos de higiene:

Tratamiento de la conjuntivitis viral

Hay ocasiones en las que es importante buscar atención médica para la conjuntivitis. Sin embargo, no siempre es necesario. Para ayudar a aliviar parte de la inflamación y la sequedad causadas por la conjuntivitis, puede utilizar compresas frías y lágrimas artificiales, que puede adquirir sin receta médica. También debes dejar de usar lentes de contacto hasta que tu oftalmólogo te diga que puedes volver a usarlas. Si no necesitas acudir al médico, no uses las lentillas hasta que dejes de tener síntomas de conjuntivitis.

La mayoría de los casos de conjuntivitis vírica son leves. La infección suele desaparecer en 7 a 14 días sin tratamiento y sin consecuencias a largo plazo. Sin embargo, en algunos casos, la conjuntivitis vírica puede tardar de 2 a 3 semanas o más en desaparecer.

El médico puede recetar medicamentos antivirales para tratar formas más graves de conjuntivitis. Por ejemplo, la conjuntivitis causada por el virus del herpes simple o el virus de la varicela-zóster. Los antibióticos no mejorarán la conjuntivitis vírica; estos medicamentos no son eficaces contra los virus.

Compresa fría para la conjuntivitis

No suele ser necesario un tratamiento para la conjuntivitis, porque los síntomas suelen desaparecer en un par de semanas. Si el tratamiento es necesario, el tipo de tratamiento dependerá de la causa. En los casos graves, pueden utilizarse colirios antibióticos para eliminar la infección.

Algunas personas son alérgicas al uso de lentes de contacto, lo que se conoce como conjuntivitis papilar gigante. Los síntomas progresan mucho más lentamente y también pueden aparecer pequeñas manchas en el interior de los párpados superiores.  Este tipo de conjuntivitis conlleva un alto riesgo de complicaciones, por lo que hay que acudir al médico lo antes posible

La conjuntivitis vírica provoca una secreción acuosa, mientras que la secreción de la conjuntivitis bacteriana contiene pus. Un hisopo ocular también puede determinar la causa de la infección (lea más sobre el diagnóstico de la conjuntivitis).

Por lo tanto, es muy importante lavarse bien las manos después de entrar en contacto con alguien que tenga conjuntivitis infecciosa. También debe evitar compartir almohadas o toallas con alguien que tenga la infección.