Heridas en la comisura de la boca

Heridas en la comisura de la boca

Queilitis angular: síntomas

La queilitis angular (CA) es la inflamación de una o ambas comisuras de la boca[4][5]. A menudo, las comisuras están enrojecidas, con ruptura de la piel y formación de costras[2]. También puede producir picor o dolor[2]. La afección puede durar de días a años[2]. La queilitis angular es un tipo de queilitis (inflamación de los labios)[6].

La queilitis angular puede estar causada por una infección, una irritación o una alergia.[2] Las infecciones incluyen hongos como Candida albicans y bacterias como Staph. aureus.[2] Entre los irritantes se encuentran las prótesis dentales mal ajustadas, lamerse los labios o babear, respirar por la boca provocando sequedad bucal, la exposición al sol, el cierre excesivo de la boca, el tabaquismo y pequeños traumatismos. [Las alergias pueden incluir sustancias como la pasta de dientes, el maquillaje y los alimentos[2]. A menudo, hay varios factores implicados[2]. Otros factores pueden ser una mala nutrición o una función inmunitaria deficiente[2][5] El diagnóstico puede ayudarse con pruebas para detectar infecciones y pruebas de parche para detectar alergias[2].

El tratamiento de la queilitis angular suele basarse en las causas subyacentes y en el uso de una crema de barrera[2]. Con frecuencia, también se prueba una crema antifúngica y antibacteriana[2] La queilitis angular es un problema bastante común,[2] y se calcula que afecta al 0,7% de la población[3]. Se da con mayor frecuencia en personas de entre 30 y 60 años, y también es relativamente común en niños[2]. En el mundo en desarrollo, las deficiencias de hierro y vitaminas son una causa común[5].

Las comisuras de la boca se siguen agrietando

Si experimenta sequedad en la piel y grietas en las comisuras de la boca, puede ser fácil atribuirlo al clima frío y ventoso de esta época del año. Pero para aquellos que experimentan estas desagradables e incómodas condiciones durante todo el año, la queilitis angular podría ser la culpable.

Creemos firmemente en los beneficios del cuidado holístico y de los remedios caseros y naturales para tratar la queilitis angular. Si usted sufre ocasionalmente de esta condición, puede considerar estos remedios:

Para aquellos que luchan contra este problema de forma rutinaria, recomendamos programar una cita para ser evaluado y determinar si se beneficiaría de los remedios dentales. Podemos ayudar a tratar las prótesis dentales que no encajan bien, la mala higiene bucal, e incluso podemos ayudarle a dejar de fumar. Nuestro Centro de Bienestar ofrece opciones para dejar de fumar, incluyendo acupuntura y reflexología.

Queilitis angular leve

La queilitis angular (CA) es la inflamación de una o ambas comisuras de la boca[4][5]. A menudo, las comisuras están enrojecidas, con ruptura de la piel y formación de costras[2]. También puede causar picor o dolor[2]. La condición puede durar de días a años[2]. La queilitis angular es un tipo de queilitis (inflamación de los labios)[6].

La queilitis angular puede estar causada por una infección, una irritación o una alergia.[2] Las infecciones incluyen hongos como Candida albicans y bacterias como Staph. aureus.[2] Entre los irritantes se encuentran las prótesis dentales mal ajustadas, lamerse los labios o babear, respirar por la boca provocando sequedad bucal, la exposición al sol, el cierre excesivo de la boca, el tabaquismo y pequeños traumatismos. [Las alergias pueden incluir sustancias como la pasta de dientes, el maquillaje y los alimentos[2]. A menudo, hay varios factores implicados[2]. Otros factores pueden ser una mala nutrición o una función inmunitaria deficiente[2][5] El diagnóstico puede ayudarse con pruebas para detectar infecciones y pruebas de parche para detectar alergias[2].

El tratamiento de la queilitis angular suele basarse en las causas subyacentes y en el uso de una crema de barrera[2]. Con frecuencia, también se prueba una crema antifúngica y antibacteriana[2] La queilitis angular es un problema bastante común,[2] y se calcula que afecta al 0,7% de la población[3]. Se da con mayor frecuencia en personas de entre 30 y 60 años, y también es relativamente común en niños[2]. En el mundo en desarrollo, las deficiencias de hierro y vitaminas son una causa común[5].

Queilitis

¿Ha notado alguna vez que las comisuras de la boca se hinchan, enrojecen y forman costras? Incluso pueden agrietarse o sangrar. La queilitis angular es una inflamación de los labios que no sólo tiene un aspecto desagradable, sino que también puede arder y picar. Pero, ¿qué es y cómo podemos conseguir que desaparezca?

La mayoría de los casos de queilitis angular son el resultado de un exceso de saliva en las comisuras de la boca. Las personas que llevan dentadura postiza, que usan mascarilla en el trabajo o los niños que se chupan el dedo o usan chupete pueden estar especialmente en riesgo. Sin embargo, incluso el simple hecho de lamerse demasiado los labios puede crear el mismo entorno cálido y húmedo que permite el desarrollo de la queilitis.    Los fumadores también están en riesgo, así como las personas cuyos dientes están torcidos o no se alinean adecuadamente para permitir que los labios se sellen fácilmente cuando están en reposo. Básicamente, cualquier condición que deje las comisuras de la boca expuestas a demasiada saliva.

Ya hemos hablado antes de lo importante que es la saliva para la salud bucodental, así que ¿por qué decimos de repente que el exceso de saliva puede ser algo malo? Tiene que ver con el tipo de piel del interior de la boca y del exterior, así como con el tipo de microbios que viven en cada lugar. La piel (mucosa) del interior de la boca está destinada a permanecer húmeda, y los microbios suelen estar bien equilibrados para mantener ese entorno saludable. Sin embargo, la piel de los labios no está destinada a permanecer húmeda todo el tiempo, y los hongos pueden crecer como locos en esa parte de la cara en las condiciones adecuadas porque no tienes el mismo tipo de bacterias beneficiosas allí para eliminarlos. Para empeorar las cosas, cuando sentimos que empiezan a formarse esas molestas grietas y ampollas, es posible que nos lamamos mucho los labios para aliviar la piel, lo que no hace más que echar más leña al fuego.