Juegos para trabajar la conciencia fonologica

Juegos para trabajar la conciencia fonologica

Actividades de conciencia fonológica pdf

Es una frase que suena a miedo, pero en realidad no es tan complicada. Tiene que ver con la audición y la manipulación de los sonidos en las palabras. Aunque algunas actividades de conciencia fonológica pueden utilizarse junto a las letras, la mayoría no lo hacen.

Tenemos seis hijos, y los cuatro mayores desarrollaron la conciencia fonémica sin mucha intencionalidad por mi parte. Les leí a menudo y realizamos diversas actividades de aprendizaje temprano, pero no tuve que enseñarles explícitamente la conciencia fonémica. Para todos ellos (que ahora tienen 10, 9, 7 y 5 años) la conciencia fonémica vino sola.

Decidí utilizar esas tarjetas de puntos porque mi hijo de tres años aún no es muy rápido para conocer los puntos de un dado. Otra razón es que es un tablero de juego corto. Si tu alumno saca un seis tres veces, ¡se acabó el juego!

Después de jugar una partida, ella estaba dispuesta a jugar una más. Cada juego añade el sonido de una nueva letra y elimina un sonido. Así, por ejemplo, el primer juego incluía los sonidos de la m, la s y la t. El segundo juego incluye los sonidos de la s, la t y la a.

Diría que aisló (o estiró) el sonido inicial correctamente alrededor del 75% de las veces. Para cuando terminamos (después de unos 5-10 minutos), estaba cansada y se rindió rápidamente.  El hacha (en la foto de arriba) era demasiado difícil.

Juegos de conciencia fonémica gratis

Cuando se enseñan habilidades de conciencia fonémica, también hay que centrarse en ayudar a los niños a aprender los sonidos del lenguaje. Estas importantes habilidades deben enseñarse de forma secuencial, de la más fácil a la más difícil, pero pueden compartirse de forma informal y divertida. Los niños suelen empezar aplaudiendo sílabas, primero en sus propios nombres y luego en otras palabras. A continuación, los niños empiezan a reconocer y emparejar los sonidos similares al principio de las palabras. Por último, cuando los niños aprenden a reconocer las formas y los sonidos de las letras, emparejan los sonidos para formar palabras. En este punto, los niños se adentran en la fonética. La secuencia de habilidades es la siguiente:

En este vídeo, verás cómo los educadores enseñan la conciencia fonémica jugando con los sonidos y las palabras. Mientras lo ves, busca las estrategias eficaces que utilizan los educadores en el vídeo y anota las respuestas a estas preguntas en tu cuaderno de aprendizaje.

Actividades de conciencia fonológica

Los niños que tienen una buena conciencia fonológica pueden hacer cosas como rimar, contar sílabas y combinar sonidos en palabras. Y lo que es más importante, los niños con una buena conciencia fonológica aprenden a leer mucho más fácilmente, lo que hace que sus primeros intentos de lectura sean más exitosos. Esta ventaja temprana se mantiene en los niños a lo largo de su carrera escolar.

Los niños no salen del vientre materno listos para correr (aunque a algunos les parezca así). En cambio, los bebés aprenden a estirar sus extremidades, a ponerse boca abajo, a gatear y a caminar y, finalmente, a correr.

Del mismo modo, la conciencia fonológica se desarrolla gradualmente con el tiempo. Los niños empiezan con las habilidades más sencillas -como entender que el lenguaje hablado contiene palabras- y luego pasan a habilidades como la rima. Con el tiempo, desarrollan habilidades más avanzadas como la manipulación de sonidos y son capaces de jugar a juegos de palabras como «Go Find It».

Si tu hijo aún no ha adquirido las habilidades de la lista anterior, puedes ayudarle a desarrollarlas a través de actividades informales como escuchar grandes libros y jugar a juegos de lenguaje oral. Aquí tienes algunas ideas.

Juegos de conciencia fonémica para jugar en casa

He aquí algunas actividades de preparación cero que los profesores de idiomas pueden utilizar para mejorar la conciencia fonológica de sus alumnos, su capacidad de descodificación y su atención a los sonidos y a la información auditiva. Aunque son especialmente adecuadas para los alumnos más jóvenes, también pueden utilizarse con los mayores.

Después de presentar uno o varios fonemas y de realizar un gran trabajo receptivo (como el previsto aquí), el profesor escribe en la pizarra un número de palabras (¿10-12?) que contengan ese (esos) fonema(s). Después de calentar a los alumnos, el profesor escribe una de esas palabras en una minipizarra (asegurándose de que los alumnos no puedan verla) y pide a los alumnos que intenten adivinar la palabra oculta. De este modo, los alumnos producen mucho el sonido deseado y se ofrecen a adivinar la palabra, mientras que el profesor tiene muchas oportunidades de dar su opinión a través del eco. A los alumnos más jóvenes les encanta y se vuelven muy competitivos. Por supuesto, si está practicando el «enlace» en francés, puede que quiera utilizar «trozos» en lugar de palabras aisladas.