Musica clasica para dormir adultos

Musica clasica para dormir adultos

Sueño reparador

Acordes deliciosos, tempos lentos y un ambiente precioso y sin rumbo, las Gymnopédies del compositor francés Erik Satie se han convertido en sinónimo de relajación y momentos de paz. La primera del conjunto es quizás la más famosa de la colección, y realmente invita a cerrar los ojos y flotar durante la noche.

Tras iniciarse en la astrología en 1913, Gustav Holst se inspiró para escribir una suite basada en los planetas del sistema solar y sus correspondientes deidades romanas. Y es una obra maestra absoluta de la música orquestal del siglo XX. El segundo movimiento, «Venus», es un bello y místico homenaje a la diosa del amor, la belleza, el deseo y la prosperidad. Los pasajes solistas de la trompa y el violín son exquisitamente tranquilos, justo lo que se necesita en esos momentos antes de acostarse.

Frédéric Chopin es, sin duda, uno de los maestros de la época romántica, que escribió una gran cantidad de obras hermosas y relajantes para piano. Este impresionante nocturno fue escrito cuando sólo tenía 20 años y rebosa de una delicada belleza, perfecta para una relajante noche. Esta es una obra para sumergirse con ese té de manzanilla nocturno.

Música clásica india para dormir

La música clásica puede ser una poderosa herramienta para aliviar el estrés cotidiano, ayudar a conciliar el sueño y favorecer la salud mental. Creemos que estas son las mejores piezas de música clásica para hacer su día más relajante.

El pianismo suave y lírico de este compositor-pianista italiano es un ganador instantáneo de la noche y la manera perfecta de aliviar el estrés del día. Nuestra presentadora de Smooth Classics entre semana, Margherita Taylor, dice: «Cualquier cosa de Einaudi me transporta a otro mundo, donde puedo soñar a gusto».

Esta pieza perfectamente equilibrada procede de la Suite Orquestal nº 3 en re de Bach. Presenta una de las mejores melodías del compositor barroco sobre un acompañamiento que late lentamente. Como en toda la música de Bach, se puede escuchar cada línea de la música como una melodía propia. Para un momento de meditación musical, ponga esta pieza por la noche, cierre los ojos y siga las notas de la línea de bajo, y maravíllese con su hermosa melodía.

Evocadora, rica y lírica, la música del compositor noruego es siempre muy especial, y su único concierto para piano es una de las mejores piezas jamás escritas para el instrumento. La presentadora de nuestro Concierto de Obras Completas, Jane Jones, dice que esta obra es «curativa, calmante y tranquilizadora, todo en uno». El momento en que el piano entra finalmente tras la orquesta en el segundo movimiento es uno de los más conmovedores de toda la música clásica, con su sensación de alivio absoluto».

Canciones de cuna para bebés

Acordes deliciosos, tempos lentos y un ambiente precioso y sin rumbo, las Gymnopédies del compositor francés Erik Satie se han convertido en sinónimo de relajación y momentos de tranquilidad. La primera del conjunto es quizás la más famosa de la colección, y realmente invita a cerrar los ojos y flotar durante la noche.

Tras iniciarse en la astrología en 1913, Gustav Holst se inspiró para escribir una suite basada en los planetas del sistema solar y sus correspondientes deidades romanas. Y es una obra maestra absoluta de la música orquestal del siglo XX. El segundo movimiento, «Venus», es un bello y místico homenaje a la diosa del amor, la belleza, el deseo y la prosperidad. Los pasajes solistas de la trompa y el violín son exquisitamente tranquilos, justo lo que se necesita en esos momentos antes de acostarse.

Frédéric Chopin es, sin duda, uno de los maestros de la época romántica, que escribió una gran cantidad de obras hermosas y relajantes para piano. Este impresionante nocturno fue escrito cuando sólo tenía 20 años y rebosa de una delicada belleza, perfecta para una relajante noche. Esta es una obra para sumergirse con ese té de manzanilla nocturno.

Música clásica de piano para dormir

La música clásica y la relajación van de la mano; los suaves sonidos de los instrumentos de cuerda son tan bellos como calmantes. Aunque se han realizado estudios sobre los efectos de escuchar música en la psique humana, hay algo en particular en la música clásica que relaja y «cura» el cuerpo.

¿Por qué? Cualquiera que escuche música sabe que le pone de buen humor, especialmente cuando es su música favorita. Sin embargo, es la estructura y las melodías lentas de la mayoría de la música clásica, específicamente, lo que crea un efecto calmante en el oyente. Esto se debe a la liberación de dopamina, que es la sustancia química natural del cuerpo que mejora el estado de ánimo de una persona, y también bloquea la liberación de estrés. Cuando uno es feliz, está menos estresado, y viceversa. Hay una variedad de actividades que liberan dopamina y escuchar música clásica es una de ellas.

Además de mejorar el estado de ánimo de una persona y ayudarla a relajarse, hay una amplia gama de beneficios derivados de escuchar música clásica que afectan a todas las edades, y a todas las etapas de la vida, desde los bebés hasta los ancianos. Estos efectos beneficiosos incluyen: