Perdidas de orina en el embarazo

Perdidas de orina en el embarazo

Pérdida de orina después de orinar en el embarazo

La incontinencia urinaria es la pérdida de orina sin querer (NHS, 2016a). Las mujeres embarazadas a veces no pueden evitar las pérdidas de orina cuando tosen, ríen, estornudan, se mueven repentinamente, hacen ejercicio o simplemente se levantan de una posición sentada (NHS, 2018).

La causa más común de la incontinencia o urgencia urinaria relacionada con el embarazo es la debilidad de los músculos del suelo pélvico (los músculos que rodean la vejiga) (CSP, 2017). Esto podría ser temporal, ya que los músculos del suelo pélvico se relajan para prepararse para el parto (CSP, 2017).

Otro factor que debilita los músculos del suelo pélvico es, por supuesto, el parto. La presión dentro de la vejiga es mayor que la fuerza de la uretra para mantenerse cerrada y cualquier presión adicional repentina hace que se escape la orina (NHS, 2016a).

Es posible que la uretra no pueda mantenerse cerrada si los músculos del suelo pélvico son débiles o están dañados. También es posible que el músculo que mantiene cerrada la uretra esté dañado. Estos problemas pueden estar causados por daños durante los partos vaginales (NHS, 2016a).

Si te han puesto una epidural o un bloqueo espinal, es posible que durante unos días después del parto no sepas cuándo necesitas hacer pis. Si te han puesto la epidural, el catéter que te han introducido en la vejiga también puede dificultar el control de la micción (NHS, 2017a). Pero esto debería mejorar en unos días.

Pérdidas de orina durante el primer trimestre del embarazo

ResumenAntecedentesLa incontinencia urinaria se define como la queja de cualquier pérdida involuntaria de orina. Durante el embarazo, la prevalencia de la incontinencia urinaria oscila entre el 32 y el 64%. Diferentes factores, como los demográficos, los obstétricos y otros externos, afectan a la incontinencia urinaria. En Etiopía, no hay ningún estudio realizado hasta ahora sobre la magnitud de la incontinencia urinaria y los factores asociados entre las mujeres embarazadas. El objetivo de este estudio fue determinar la prevalencia de la incontinencia urinaria y los factores asociados entre las mujeres embarazadas después de la atención prenatal en el Hospital de la Universidad de Gondar.MétodosSe realizó un estudio transversal basado en la institución entre 422 mujeres embarazadas después de la atención prenatal en el Hospital de la Universidad de Gondar. Los datos se recogieron mediante un cuestionario estructurado y se analizaron con el SPSS versión 20. Se realizaron análisis descriptivos, bivariados y multivariados. Los resultados se consideraron significativos con un valor p < 0,05. ResultadoLa prevalencia global de la incontinencia urinaria entre las participantes fue del 11,4% [48]. Tras el ajuste, la episiotomía, el estreñimiento, las mujeres obesas, la tos/estornudos crónicos, el asma/alergias/sinusitis se asociaron con la incontinencia urinaria.ConclusionesEn este estudio se encontró una prevalencia menor que la de estudios anteriores. Hubo una asociación significativa de la incontinencia urinaria con una historia previa de episiotomía, estreñimiento, IMC materno y problemas respiratorios.

Pérdidas de orina durante el segundo trimestre del embarazo

Muchas mujeres embarazadas pierden un poco de orina al toser, estornudar, reír o hacer ejercicio. Esto se llama incontinencia urinaria, y alrededor del 41% de las mujeres embarazadas la padecen. Puede ocurrir en cualquier etapa del embarazo, pero es más probable que la sufras cuanto más avanzado esté.

Para entender por qué se le escapa un poco de orina cuando está embarazada, conviene comprender cómo funciona la vejiga. Este órgano almacena la orina y tiene unos músculos que empujan la orina hacia el pequeño conducto que la saca del cuerpo (uretra). Otro músculo (el esfínter uretral) mantiene la uretra cerrada y sólo se relaja cuando estás lista para orinar.

Todo este sistema se apoya en los músculos del suelo pélvico. En el embarazo, el aumento de los niveles hormonales puede aflojar estos músculos y los ligamentos que los rodean, lo que hace más difícil retener la orina cuando tienes que orinar. Durante el embarazo también aumenta el volumen de sangre, lo que significa que se procesa más líquido a través de los riñones, lo que resulta en una mayor producción de orina. Y a medida que tu vientre crece, el útero ejerce presión sobre la vejiga y los músculos del suelo pélvico. Por eso tienes que orinar con tanta frecuencia.

Bebé acostado sobre los síntomas de la vejiga

Antes de que llegue su gran día, conozca el alojamiento para las nuevas mamás en el Hospital Universitario Clements de UT Southwestern. Desde las comidas preparadas por el chef hasta las amplias suites de alta tecnología para el trabajo de parto y el parto, queremos asegurarnos de que usted, su bebé y su familia tengan la oportunidad de vincularse en un entorno seguro y relajante.

Cambios en el estilo de vida para reducir la incontinencia urinariaAdemás de los ejercicios de Kegel, existen otros métodos no invasivos para eliminar o reducir el riesgo de incontinencia urinaria:Otros tratamientos para la incontinencia urinariaSu médico puede recomendarle opciones de tratamiento alternativas, como por ejemplo:Si sufre incontinencia urinaria durante o después del embarazo, sepa que no está sola. Hable con su médico: podemos ayudarle a volver a hacer ejercicio, reírse y estornudar sin preocuparse por una fuga de orina accidental.Para visitar a un experto en incontinencia, llame al 214-645-8300 o solicite una cita en línea.