Primeros sintomas de cancer en niños

Primeros sintomas de cancer en niños

Signos y síntomas del cáncer infantil: guía para su reconocimiento precoz

El médico realizará un examen físico y preguntará por el historial médico del paciente. El médico observa los signos generales de salud, incluidos los signos de enfermedad, como bultos o cualquier otra cosa que parezca inusual.

Para la mayoría de los tipos de cáncer, una biopsia es la única manera de diagnosticar el cáncer con precisión. En una biopsia, el médico toma una pequeña muestra de tejido para analizarla en un laboratorio. Si no es posible realizar una biopsia, el médico puede sugerir otras pruebas que ayuden a realizar un diagnóstico.

A continuación, se necesitan otras pruebas para determinar el tipo específico de cáncer, su estadio y su composición genética. El médico y quizás otros miembros del equipo médico comentarán los resultados de las pruebas con los padres y trabajarán con ellos para desarrollar un plan de tratamiento. Los médicos utilizan los resultados de estas pruebas para determinar el mejor tratamiento para cada paciente.

Los historiales médicos suelen incluir el historial de salud del paciente, los medicamentos prescritos, las alergias y afecciones, el estado de vacunación y los resultados de pruebas como radiografías, pruebas de laboratorio u otros estudios de diagnóstico.

Primeros síntomas de la leucemia historias personales niño

La leucemia es un cáncer de la sangre. Es la forma más común de cáncer en la infancia. Las células cancerosas crecen en la médula ósea y pasan a la sangre. La médula ósea es el centro blando y esponjoso de algunos huesos. Produce células sanguíneas. Cuando un niño tiene leucemia, la médula ósea produce células sanguíneas anormales que no maduran. Las células anormales suelen ser glóbulos blancos (leucocitos). La médula ósea también produce menos células sanas. Las células anormales se reproducen muy rápidamente. No funcionan igual que las células sanas.

No se conoce la causa exacta de la leucemia en los niños. Hay ciertas condiciones que se transmiten de padres a hijos (hereditarias) que aumentan el riesgo de leucemia infantil. Pero la mayoría de las leucemias infantiles no se heredan.  Los investigadores han encontrado cambios (mutaciones) en los genes de las células de la médula ósea. Estos cambios pueden producirse al principio de la vida del niño o incluso antes de nacer. Pero también pueden producirse por casualidad (de forma esporádica).

Los síntomas dependen de muchos factores. El cáncer puede estar en la médula ósea, en la sangre y en otros tejidos y órganos. Pueden ser los ganglios linfáticos, el hígado, el bazo, el timo, el cerebro, la médula espinal, las encías y la piel.

Siempre me preocupa que mi hijo tenga cáncer

La incidencia anual del cáncer en los niños que viven en los países desarrollados oscila entre 105 y 150 casos por cada millón de niños,1 lo que lo convierte en la segunda causa de mortalidad infantil después de las lesiones.2 La distribución de los distintos tipos de cáncer infantil se muestra en la tabla 1.2-6 Para evitar que se pierda el diagnóstico precoz de las neoplasias infantiles, los médicos de atención primaria deben tener un alto índice de sospecha junto con una excelente capacidad de exploración física.    Ampliar

2004;364(9451):2097–2105.4. Lanzkowsky PS, ed. Manual of Pediatric Hematology and Oncology 5th ed London, United Kingdom: Academic Press (Elsevier); 2010.5. Malogolowkin M, Quinn J, Steuber C, et al. Evaluación clínica y diagnóstico diferencial del niño con sospecha de cáncer. En: Pizzo PA, Poplack DG, eds. Principios y práctica de la oncología pediátrica. 5th ed. Philadelphia, Pa.: Lippincott-Raven; 2006.6. Pinkerton R, Plowman P, Pieters RS, eds. Paediatric Oncology. 3rd ed. Londres, Reino Unido: Hodder Arnold; 2004.7. Thulesius H,

Síntomas de la leucemia infantil

Los síntomas del cáncer pueden ser muy similares a los de otras enfermedades infantiles. Recuerde que los síntomas que enumeramos aquí no suelen ser los del cáncer.  Acuda al médico de su hijo si tiene alguno de los siguientes síntomas:

Acudir a un especialista Es normal que se preocupe si su hijo tiene síntomas de alguna enfermedad. El cáncer es muy raro en los niños. Y como hay tantos síntomas posibles, a veces su médico de cabecera puede pedirle que espere para ver si su hijo mejora. O si responde a un tratamiento como los antibióticos.

Existen directrices generales para todas las remisiones por sospecha de cáncer infantil. Estas directrices varían ligeramente entre los distintos países del Reino Unido. Dicen que su hijo debe acudir a un especialista en las dos semanas siguientes a la visita al médico de cabecera si tiene algún síntoma que pueda deberse a un cáncer. Y en el caso de algunos síntomas, debería hacerse una prueba, como un análisis de sangre, en un plazo de 48 horas. Algunos síntomas pueden hacer que su hijo sea remitido inmediatamente a un especialista.

El primer profesional al que puede acudir su hijo es un médico especialista en niños. Estos médicos se llaman pediatras. Es probable que su hijo acuda a un médico especialista en ojos, llamado oftalmólogo, si tiene síntomas relacionados con los ojos.