Que leches son las mejores para bebes de 1 año

Que leches son las mejores para bebes de 1 año

Leche de almendras

no les gusta el sabor. Estas familias pueden elegir entre una creciente gama de alternativas a la leche de vaca que ahora llenan el pasillo de los productos lácteos.    Es importante que los padres conozcan el contenido nutricional de los distintos productos alternativos a los lácteos a la hora de hacer la compra. Las opciones van desde otras bebidas de origen animal (por ejemplo, leche de cabra) hasta productos elaborados con frutos secos (por ejemplo, leche de almendras), legumbres (por ejemplo, leche de soja), cereales y otras plantas.

La Academia Americana de Pediatría (AAP) sabe que decidir qué es lo mejor para su familia puede resultar confuso. Para ayudarte a resolverlo, aquí tienes las preguntas más frecuentes de los padres sobre las alternativas a la leche de vaca.

La leche materna es la única fuente de alimentación del bebé durante los primeros 6 meses. Si un bebé es amamantado por una madre que toma leche de vaca, o es alimentado con una fórmula infantil tradicional, ya ha estado expuesto a las proteínas de la leche de vaca. La mayoría de los bebés pueden empezar a consumir alimentos lácteos alrededor de los 6 meses de edad, después de que se hayan introducido los primeros

alimentos sólidos. El yogur griego natural e integral es una buena primera forma de proteína de leche de vaca para que los bebés la prueben. Hay que evitar el azúcar añadido que suelen llevar los yogures comercializados para bebés y niños pequeños. Una vez que el bebé sea capaz de comer con los dedos, se pueden añadir otros lácteos, como trozos de queso. La AAP recomienda no utilizar leche de vaca entera ni fórmulas bajas en hierro durante el primer año de vida, porque el sistema digestivo de los bebés menores de un año puede no tolerar la proteína de la leche de vaca en grandes cantidades. Las fórmulas bajas en hierro también pueden provocar anemia. Nota: las fórmulas bajas en hierro ya no se comercializan de forma rutinaria en Estados Unidos.¿Qué ocurre si mi bebé es alérgico a la leche de vaca? Si su bebé alimentado con fórmula es alérgico a la leche de vaca, pregunte a su pediatra sobre la posibilidad de cambiar a una fórmula no basada en la leche de vaca y con proteínas. Las fórmulas hipoalergénicas están basadas en la leche de vaca; sólo las de soja no lo están.  Consulte estas opciones con el pediatra de su hijo antes de cambiar.Según un estudio publicado en

Leche de arroz

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Estos «aditivos» de la leche se utilizan para ayudar a las vacas a producir más leche y pueden incluir antibióticos, pesticidas (utilizados en los piensos que comen las vacas) y hormonas de crecimiento sintéticas. Sin embargo, la leche ecológica no contiene estos extras.

También se supone que la leche ecológica es mejor para las vacas, ya que tienen acceso a los pastos, en lugar de estar encerradas en un corral. Así que, ¿por qué no querrías dar a tus hijos leche ecológica, elaborada sin antibióticos, pesticidas ni hormonas de crecimiento sintéticas?

Hay nuevas normas voluntarias de la FDA «para eliminar gradualmente el uso de ciertos antibióticos para mejorar la producción de alimentos».  Este esfuerzo para reducir el uso de antibióticos y ayudar a reducir el desarrollo de la resistencia a los antibióticos se centra en los antibióticos que «se añaden a la alimentación animal o al agua potable del ganado, los cerdos, las aves de corral y otros animales productores de alimentos para ayudarles a ganar peso más rápido o utilizar menos alimentos para ganar peso.»

Leche de cabra para el crecimiento…

Los bebés menores de 1 año necesitan los nutrientes de la leche materna o de la leche artificial. Los bebés mayores de 1 año pueden seguir siendo amamantados, si lo desean, pero también puedes empezar a ofrecer a tu pequeño leche entera. Pero no le des leche descremada o baja en grasas. La mayoría de los bebés necesitan la grasa de la leche entera para favorecer el crecimiento normal y el desarrollo del cerebro durante el ajetreado periodo de la primera infancia.

Puedes hacer que tu bebé pase de la leche materna o de fórmula a la leche entera empezando a sustituir los biberones de fórmula por biberones -o tazas para sorber- de leche. Al año de edad, tu bebé debería comer una variedad de alimentos y beber entre 2 y 3 tazas (480-720 mililitros) de leche cada día.

Qué leche es buena para el recién nacido

Los niños de esta edad se están acercando a una dieta más parecida a la tuya. Sigue introduciendo nuevos sabores y texturas. Las preferencias alimentarias se fijan a una edad temprana, así que ayuda a tu hijo a desarrollar el gusto por los alimentos saludables ahora.

Tu hijo seguirá explorando la alimentación por sí mismo, primero con los dedos y luego con utensilios, alrededor de los 15-18 meses de edad. Dale muchas oportunidades de practicar estas habilidades, pero échale una mano cuando surjan frustraciones. A medida que las habilidades se desarrollen, aléjate y deja que tu pequeño tome el control.

A los niños pequeños también les gusta reafirmar su independencia, y la mesa es un lugar para dar a los suyos cierta sensación de control. Recuerda: tú decides qué variedad de alimentos saludables ofrecer en una comida y tu hijo decide cuáles de esos alimentos comer, cuánto comer y si comer o no.

La leche es una parte importante de la dieta de un niño pequeño porque aporta calcio y vitamina D, que ayudan a fortalecer los huesos. La mayoría de los niños menores de 2 años deben tomar leche entera para obtener las grasas alimentarias necesarias para el crecimiento y el desarrollo normal del cerebro. Si el niño tiene sobrepeso o hay antecedentes familiares de obesidad, colesterol alto o problemas cardíacos, el médico puede recomendar que se cambie a la leche baja en grasa (2%).