Trastorno de relación social desinhibida

Trastorno de relación social desinhibida

Trastorno de compromiso social desinhibido estudio de caso

El trastorno de compromiso social desinhibido (DSED), o trastorno de apego desinhibido, es un trastorno de apego en el que el niño tiene poco o ningún miedo a los adultos desconocidos y puede acercarse activamente a ellos. Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, este trastorno puede perjudicar significativamente la capacidad de los niños pequeños para relacionarse con los adultos y los compañeros[1], así como ponerlos en condiciones peligrosas y potencialmente inseguras. Ejemplos comunes de esto son sentarse en el regazo de una persona que no conocen o irse con un extraño.

El DSED es un trastorno exclusivamente infantil y no suele diagnosticarse antes de los nueve meses o hasta después de los cinco años si no aparecen los síntomas. Actualmente no hay investigaciones que demuestren que los signos del DSED continúen después de los doce años de edad. Los bebés y los niños pequeños corren el riesgo de desarrollar el DSED si reciben una atención inconsistente o insuficiente por parte del cuidador principal.

El síntoma más común es la interacción inusual con extraños. Un niño con DSED no muestra ningún signo de miedo o incomodidad cuando habla, toca o acompaña a un extraño adulto[1]:

Trastorno de apego desinhibido

El trastorno de compromiso social desinhibido (DSED), o trastorno de apego desinhibido, es un trastorno de apego en el que el niño tiene poco o ningún miedo a los adultos desconocidos y puede acercarse activamente a ellos. Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, este trastorno puede perjudicar significativamente la capacidad de los niños pequeños para relacionarse con los adultos y los compañeros[1], así como ponerlos en condiciones peligrosas y potencialmente inseguras. Ejemplos comunes de esto son sentarse en el regazo de una persona que no conocen o irse con un extraño.

El DSED es un trastorno exclusivamente infantil y no suele diagnosticarse antes de los nueve meses o hasta después de los cinco años si no aparecen los síntomas. Actualmente no hay investigaciones que demuestren que los signos del DSED continúen después de los doce años de edad. Los bebés y los niños pequeños corren el riesgo de desarrollar el DSED si reciben una atención inconsistente o insuficiente por parte del cuidador principal.

El síntoma más común es la interacción inusual con extraños. Un niño con DSED no muestra ningún signo de miedo o incomodidad cuando habla, toca o acompaña a un extraño adulto[1]:

Trastorno de apego reactivo

El trastorno de compromiso social desinhibido (DSED), o trastorno de apego desinhibido, es un trastorno de apego en el que el niño tiene poco o ningún miedo a los adultos desconocidos y puede acercarse activamente a ellos. Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, este trastorno puede perjudicar significativamente la capacidad de los niños pequeños para relacionarse con los adultos y los compañeros[1], así como ponerlos en condiciones peligrosas y potencialmente inseguras. Ejemplos comunes de esto son sentarse en el regazo de una persona que no conocen o irse con un extraño.

El DSED es un trastorno exclusivamente infantil y no suele diagnosticarse antes de los nueve meses o hasta después de los cinco años si no aparecen los síntomas. Actualmente no hay investigaciones que demuestren que los signos del DSED continúen después de los doce años de edad. Los bebés y los niños pequeños corren el riesgo de desarrollar el DSED si reciben una atención inconsistente o insuficiente por parte del cuidador principal.

El síntoma más común es la interacción inusual con extraños. Un niño con DSED no muestra ningún signo de miedo o incomodidad cuando habla, toca o acompaña a un extraño adulto[1]:

Síntomas del trastorno de compromiso social desinhibido

El trastorno de compromiso social desinhibido (DSED), o trastorno de apego desinhibido, es un trastorno de apego en el que el niño tiene poco o ningún miedo a los adultos desconocidos y puede acercarse activamente a ellos. Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, este trastorno puede perjudicar significativamente la capacidad de los niños pequeños para relacionarse con los adultos y los compañeros[1], así como ponerlos en condiciones peligrosas y potencialmente inseguras. Ejemplos comunes de esto son sentarse en el regazo de una persona que no conocen o irse con un extraño.

El DSED es un trastorno exclusivamente infantil y no suele diagnosticarse antes de los nueve meses o hasta después de los cinco años si no aparecen los síntomas. Actualmente no hay investigaciones que demuestren que los signos del DSED continúen después de los doce años de edad. Los bebés y los niños pequeños corren el riesgo de desarrollar el DSED si reciben una atención inconsistente o insuficiente por parte del cuidador principal.

El síntoma más común es la interacción inusual con extraños. Un niño con DSED no muestra ningún signo de miedo o incomodidad cuando habla, toca o acompaña a un extraño adulto[1]: