Historias de miedo para contar

Historias de miedo para contar

pico carmesí

Sounds es una historia sobre tres pescadores que se refugian en una casa encantada. La historia aparece en Más historias de miedo para contar en la oscuridad. La historia se basa en una leyenda ocurrida en Mobile, Alabama, a finales del siglo XIX. La casa abandonada que se describe en la historia fue construida por un inglés adinerado que vivía allí con su hija. Nadie los visitaba, el hombre regresó abruptamente a Inglaterra sin su hija y ésta desapareció sin explicación alguna.

La casa estaba cerca de la playa. Era un lugar grande y viejo en el que no vivía nadie desde hacía años. De vez en cuando alguien forzaba una ventana o una puerta y pasaba la noche allí. Pero nunca más tiempo. Una noche, tres pescadores atrapados por una tormenta se refugiaron allí. Con un poco de madera seca que encontraron dentro, hicieron un fuego en la chimenea. Se tumbaron en el suelo e intentaron dormir un poco, pero ninguno de ellos durmió aquella noche.

Primero oyeron pasos en el piso de arriba. Parecía que había varias personas moviéndose de un lado a otro, de un lado a otro. Cuando uno de los pescadores llamó: «¿Quién está ahí arriba?», los pasos se detuvieron. Entonces oyeron el grito de una mujer. El grito se convirtió en un gemido y se apagó. La sangre empezó a gotear del techo a la habitación donde se acurrucaban los pescadores. Un pequeño charco rojo se formó en el suelo y empapó la madera. Una puerta del piso superior se cerró de golpe y la mujer volvió a gritar. «¡Yo no!», gritó. Parecía que estaba corriendo, con sus tacones altos golpeando salvajemente por el pasillo. «¡Te atraparé!», gritó un hombre, y el suelo tembló mientras la perseguía.

atormentado

Historias de miedo para contar en la oscuridad es una serie de tres colecciones de historias cortas de terror para niños, escritas por Alvin Schwartz y originalmente ilustradas por Stephen Gammell. En 2011, HarperCollins publicó ediciones con nuevas ilustraciones de Brett Helquist, lo que suscitó cierta controversia entre los aficionados[1][2] Las ediciones posteriores han recuperado las ilustraciones originales de Gammell[3] Los títulos de los libros son Scary Stories to Tell in the Dark (1981), More Scary Stories to Tell in the Dark (1984) y Scary Stories 3: More Tales to Chill Your Bones (1991).

Cada uno de los tres libros contiene numerosas historias cortas del género de terror. El autor Schwartz se basó en gran medida en el folclore y las leyendas urbanas como tema de sus historias, investigando ampliamente y dedicando más de un año a la escritura de cada libro[4][5] Entre las influencias reconocidas se encuentran William Shakespeare, T. S. Eliot, Mark Twain, Joel Chandler Harris, Bennett Cerf y Jan Harold Brunvand[6] El primer volumen se publicó en 1981, y los libros se han recopilado posteriormente tanto en una caja como en un único volumen.

no tengas miedo a la oscuridad

El argumento de la película de Harold termina apuñalando a Tommy con una horquilla que lo transforma en un espantapájaros. Una conclusión aterradora, sin duda, pero no tan terrorífica como la de un muñeco antes inanimado desollando a alguien vivo. «El dedo gordo» La premisa de «El dedo gordo» es sencilla. Un niño encuentra un dedo del pie que sobresale de la tierra en el jardín de su familia y se lo lleva a sus padres. Su madre cocina el dedo en una sopa antes de que su padre lo corte en tres trozos y todos se coman uno. Por desgracia para ellos, esa noche, el cadáver al que estaba unido el dedo viene a reclamar el dígito que le falta. Mientras está tumbado en la cama, el niño oye una voz que llama al dedo del pie y que se acerca cada vez más. El cuento termina con el cadáver de pie junto a la cama del niño, gritando: «¡Lo tienes!».

De todas las historias incluidas en la película Historias de miedo para contar en la oscuridad, «La mancha roja» es la que se mantiene más fiel a su material de origen. En ambas versiones, una araña pica a una niña llamada Ruth (Natalie Ganzhorn, en la película) en la mejilla y comienza a formarse un bulto rojo. Con el paso de los días, el bulto se hace más grande y más doloroso hasta que se abre, creando un corte en su mejilla del que sale un enjambre de arañas bebé. La única diferencia es que, en la película, el hermano de Ruth, Chuck (Austin Zajur), le echa un cubo de agua para quitarle las arañas. Por desgracia, Ruth queda tan traumatizada por la experiencia que acaba en el manicomio del pueblo.

historias de miedo para contar en las fiestas de pijamas

La película Historias de miedo para contar en la oscuridad llega a los cines este fin de semana, pero los verdaderos fans siguen recordando la serie de libros originales: las emblemáticas historias cortas de terror para niños de Alvin Schwartz. Para muchos, fueron un elemento básico de la infancia: las historias, con las espantosas y a menudo inolvidables ilustraciones de Stephen Gammell, siguen grabadas en nuestra memoria y, posiblemente, inspiraron la pasión por todo lo espeluznante.

Pero, ¿hasta qué punto eran buenas esas historias originales? La serie se publicó entre finales de los 80 y principios de los 90, y abarca tres libros (Scary Stories to Tell in the Dark, More Scary Stories to Tell in the Dark, y Scary Stories 3: More Tales to Chill Your Bones), pero sólo un puñado de las 82 historias llegaron a la película. A juzgar por el tráiler, esto incluye los favoritos de los fans, como «Harold» y «La mancha roja», sin duda dos de los mejores de la colección.

Sin embargo, hay muchos fallos. Con motivo del estreno de la película, hemos revisado los tres libros para determinar cuáles de los 82 cuentos se mantienen en términos de terror y siguen siendo relevantes a lo largo de los años. Esto resultó desalentador, dado que cada libro termina con una sección «divertida» dedicada a gags deslucidos. Sin embargo, hay un montón de temas imperecederos sobre el abuso y el odio a uno mismo que nos producen escalofríos, junto con algunos sustos a la vieja usanza. Así que aquí vamos – quizás no leas esta lista por la noche.