Protagonista palmeras en la nieve

Protagonista palmeras en la nieve

Algo nuevo

24/12/2015 – Fernando González Molina dirige este melodrama tan ambicioso como confuso, protagonizado por su actor favorito, el muy mainstream Mario Casas, en un papel que le queda grandeMario Casas y Berta Vázquez en Palmeras en la nievePalmeras en la nieve [+ver también: tráilerperfil] es una adaptación de una exitosa novela escrita por Luz Gabás. La tarea de traducirla al lenguaje cinematográfico se encomendó a un eficiente guionista, Sergio G Sánchez, autor de los argumentos de éxitos de taquilla como El orfanato [+véase también: tráilerperfil] y Lo imposible [+véase también: crítica de la películatráilerentrevista: Juan Antonio Bayonaperfil]. Y para convertirlo en sonido e imagen, otro hombre de probada trayectoria echó una mano: El navarro Fernando González Molina, director no sólo de series de televisión de gran audiencia, como Los hombres de Paco o El barco, sino también de las superproducciones cinematográficas 3 metros sobre el cielo [+ver también: tráilerperfilm] y Tengo ganas de ti [+ver también: tráilerperfilm], todas ellas protagonizadas por Mario Casas, un actor que necesita urgentemente una logopedia y que debe su fama más a su físico bastante atractivo que a su talento interpretativo, como demuestra su ejército de fans. (El artículo continúa más abajo – Información comercial)

Cruzar la línea

Palmera en la nieve es la mejor apuesta de España por un romance colonial/imperial al estilo de Memorias de África. Pero los placeres de este drama son en gran medida los del pastiche, y residen en sus visuales, a menudo espectaculares, y en sus bien elaborados decorados, más que en su argumento generacional, que obviamente ha sido calculado para manipular las emociones, pero que rara vez lo hace de manera significativa. Dado que la historia colonial de España apenas ha sido abordada en el cine, esto representa una oportunidad perdida. Nada de lo cual importará mucho a los responsables de la plantación de árboles, que han visto más de dos millones de entradas y contando desde su presentación a finales de diciembre.

Parte de la falta de carácter distintivo de la película puede deberse a que el director, Fernando González Molina, sólo ha rodado anteriormente comedias anodinas y comerciales. No hay pruebas anteriores de que pueda despertar emociones más profundas, y la hábil pero superficial Árboles rara vez lo hace.

El paramédico

Especialmente famosa tras el estreno de su ambiciosa adaptación cinematográfica en 2015, Palmeras en la nieve de Luz Gabás Es un viaje a la isla de Fernando Poo, en la Guinea española, que abre nuevas narrativas para el público amante de la novela histórica no exenta de romanticismo.

Es el año 1953 y Kilian, un joven de Huesca, se embarca en una aventura con su hermano Jacobo hacia una isla mágica, Fernando Poo, que en aquella época estaba ocupada por los españoles. Exuberante y único, este lugar alberga diferentes fincas y plantaciones de cacao pertenecientes a algunos de los hombres más ricos de España, siendo la finca Sampaka la que alberga gran parte del desarrollo de la historia.

Una trama que será seguida de cerca por Clarence, hija y sobrina de Jacobo y Kilian respectivamente, quienes iniciaron en 2003 una investigación sobre su origen viajando a Fernando Poo, ahora llamado Bioko, y adentrándose en las parcelas de la finca Sampaka, al tiempo que se abren a una cultura local africana tan fascinante como enigmática.

Amar

Busco constantemente películas ambientadas en el África colonial. Por alguna razón son muy escasas. Me pregunto por qué. Hay una vieja película protagonizada por Pierce Brosnan (el que fuera 007). Mister Johnson. Y no muchas más. Sin embargo, hace poco encontré una en Netflix. Se trata de un precioso drama romántico histórico en español ambientado en la isla de Bioko, en Guinea Ecuatorial [no en Guinea Conakry, ni en Guinea Bissau, ni definitivamente en Papúa Nueva Guinea].

Las escenas históricas en Bioko en la película comienzan en 1953. Es una película de un libro. Supongo que han visto la película y se dan cuenta de que es una historia muy conmovedora. Buena actuación y excepcionalmente bella desde el punto de vista visual. [Yo la vería sólo por el aspecto visual.] También es buena la música. La canción de Bisila es muy emotiva. Me encanta la escena de las tortugas en la playa y la metáfora de Anton que la acompaña. Uno nunca olvida dónde ha nacido». Como se puede ver en el mapa, Bioko está muy cerca de Nigeria. Por eso, los nigerianos aparecen mucho en la historia. Cuando hay una fiesta, los nigerianos se encargan de ella. Naturalmente. Así que, en general, la recomiendo. Por favor, véanla y díganme qué les parece.