Como controlar la agresividad

Como controlar la agresividad

Formas creativas de afrontar la ira

En una encuesta realizada por la Fundación para la Salud Mental, el 32% de las personas afirmaron tener un amigo o familiar cercano que tenía problemas para controlar su ira y el 28% de las personas afirmaron estar preocupadas por el enfado que sienten a veces.

A pesar de que los problemas de ira pueden tener un efecto tan perjudicial en nuestra vida familiar, laboral y social, la mayoría de las personas que los padecen no piden ayuda. En la misma encuesta de la Fundación para la Salud Mental, el 58% de las personas dijo no saber dónde buscar ayuda.

Si la ira incontrolada desemboca en violencia doméstica, o en un comportamiento amenazante dentro de su hogar, hable con su médico de cabecera o póngase en contacto con una organización dedicada a la violencia doméstica, como Refuge, Scottish Women’s Aid, Abused Men in Scotland, The LGBT Domestic Abuse Project o Survivor Scotland.

La ira: sabiduría para enfriar la…

Hay tres tipos de ira que ayudan a determinar cómo reaccionamos en una situación que nos hace enfadar. Estos son: La agresión pasiva, la agresión abierta y la ira asertiva. Si estás enfadado, el mejor enfoque es la Ira Asertiva. Son palabras mayores, pero comprueba qué significa realmente cada tipo.

A muchos no les gusta admitir que están enfadados, porque no les gusta la confrontación – esto se llama agresión pasiva. Esto se traduce en cosas como guardar silencio cuando se está enfadado, enfurruñarse, dejar las cosas para más tarde (posponer lo que hay que hacer) y fingir que «todo va bien». La agresividad pasiva surge de la necesidad de tener el control. ¿Quieres que te ayude a lidiar con ella? Lee sobre la «ira asertiva».

Por otro lado, muchas personas tienen tendencia a arremeter con ira y rabia, volviéndose física o verbalmente agresivas y a menudo pueden herirse a sí mismas o a los demás. A esto se le llama Agresión Abierta. Se manifiesta en peleas, intimidaciones, chantajes, acusaciones, gritos, discusiones, sarcasmos y críticas. La agresividad abierta surge de la necesidad de tener el control. ¿Quieres que te ayude a lidiar con la agresividad abierta? Lee sobre la «ira asertiva». A veces, la ira puede desquitarse con la propiedad o incluso con nosotros mismos; véase la sección sobre autolesiones.

Cómo controlar la frustración

Contenido de la páginaHay muchas veces en las que el comportamiento de tu hijo te calienta y abraza el corazón. Pero hay otras veces en las que probablemente te vuelve un poco loco. Cuando es pequeño o preescolar, su hijo puede carecer de autocontrol para expresar su ira de forma pacífica y puede arremeter de forma natural, quizás pegando o mordiendo en señal de frustración. Aunque los arrebatos ocasionales son normales -especialmente durante las

rabietas, hay cosas que puedes hacer para controlar el comportamiento de tu hijo. ¿Cuál es la diferencia entre disciplina y castigo? Aunque muchos padres piensan que la disciplina y el castigo son lo mismo, no lo son.

Poner límites es mucho mejor que castigar; la mayoría de los niños responden a la imposición de límites claros, tranquilos y decisivos. Cuándo llamar al pediatraSi tu hijo parece estar inusualmente agresivo durante más de unas semanas, y no puedes hacer frente a su comportamiento por ti mismo, consulta a tu pediatra. Otros signos de advertencia son: El signo de advertencia más importante es la frecuencia de los arrebatos. A veces, los niños con

Comentarios sobre la agresividad

La agresión es una respuesta conductual a la ira y puede ser perjudicial. En esta lección se definirá el comportamiento agresivo y se analizarán las estrategias que pueden utilizarse para gestionar la agresividad de forma saludable y evitar que desemboque en un comportamiento violento.

Furia en la carreteraDavid siempre ha tenido dificultades para controlar su ira. Cuando era adolescente, no era raro que respondiera de forma agresiva a las situaciones que le hacían enfadar. Con frecuencia atravesaba las puertas con el puño, lanzaba cosas y levantaba la voz a la defensiva. De adulto, David ha intentado moderar sus emociones, pero de vez en cuando sigue cayendo en los viejos hábitos. El mes pasado, David conducía hacia el trabajo. Llegaba tarde y estaba irritado por estar atrapado en el tráfico. En el momento en que el tráfico se calmó un poco, un hombre mayor en un Buick le cortó el paso a David y le hizo perder la luz verde. David estaba furioso. Miró a la izquierda, luego a la derecha, y se pasó el semáforo persiguiendo al Buick. Alcanzó al coche, se puso delante de él y frenó de golpe. El hombre del Buick se estrelló contra la parte trasera del coche de David. David salió, agarró al hombre por el cuello y poco después se encontró en la parte trasera de un coche de policía.