Cotorra de kramer sevilla

kramer’s parakeet in seville / rose-ringed parakeet in

Madrid (EFE) – The environmental magazine ‘Quercus’ has published an article this month on the presence of the invasive Kramer’s Parakeet in Seville, showing the results of a survey of citizens collected in the study ‘Assessment of social perception of an invasive parakeet using a novel visual survey method’, by biologists Álvaro Luna, Pim Edelaar and Assaf Shwartz.

With the results of the survey, the authors conclude that, in the absence of “a previous task of dissemination and awareness” about the effects that the presence of this species may have, the measures that are decided to take to control it will be “benefited” by incorporating the social aspect in the project.

Life Invasaqua is coordinated by the University of Murcia with the participation of 8 partners:  EFEverde de la Agencia EFE, the IUCN-Med, the Museo de Ciencias Naturales-Consejo Superior de Investigaciones Científicas, the Sociedad Ibérica de Ictiología (SIBIC), the University of Navarra, the University of Santiago de Compostela, the University of Évora and the Associaçao Portuguesa de Educaçao Ambiental (ASPEA).

cotorras de kramer contra murciélagos gigantes

La cotorra monje (Myiopsitta monachus), también conocida como cotorra cuáquera, es una especie de loro verdadero de la familia Psittacidae. Es un loro pequeño, de color verde brillante, con el pecho grisáceo y el abdomen amarillo verdoso. Su vida media es de 20 a 30 años. Es originario de las zonas templadas y subtropicales de Argentina y de los países vecinos de Sudamérica. Existen poblaciones asilvestradas autosuficientes en muchos lugares, principalmente en Norteamérica y Europa.

El perico monje fue descrito por el polímata francés Georges-Louis Leclerc, Conde de Buffon, en 1780 en su Histoire Naturelle des Oiseaux[2]. El ave también fue ilustrada en una lámina coloreada a mano y grabada por François-Nicolas Martinet en los Planches Enluminées D’Histoire Naturelle, realizados bajo la supervisión de Edme-Louis Daubenton para acompañar el texto de Buffon[3]. Ni el pie de foto ni la descripción de Buffon incluían un nombre científico, pero en 1783 el naturalista holandés Pieter Boddaert acuñó el nombre binomial Psittacus monachus en su catálogo de las Planches Enluminées [4]. [Como Buffon no especificó el origen de su espécimen, en 1937 el ornitólogo estadounidense James Peters asignó la localización tipo a Montevideo, Uruguay[5] El perico monje se incluye ahora en el género Myiopsitta, introducido por el naturalista francés Charles Lucien Bonaparte en 1854[6][7] El nombre del género combina el griego antiguo mus, muos, que significa “ratón”, y el latín nuevo psitta, que significa “loro”, en alusión a la cara y las partes inferiores de color gris ratón. El epíteto específico monachus es el latín tardío que significa “monje”[8].

cotorras de kramer. 26-12-2015

Actualmente se reconocen cuatro subespecies de Psittacula krameri (Juniper y Parr, 2003), dos de ellas originarias de África (P. krameri krameri y P. krameri parvirostris ) y dos de Asia (P. krameri borealis y P. krameri manillensis). En la literatura más antigua y en Internet, a veces se utilizan los siguientes nombres para describir la subespecie: P. k. krameri: Perico de cuello anillado africanoP .k. parvirostris: perico de cuello anillado abisinioP. k. borealis: perico de cuello anillado boreal, perico de cuello anillado de NeumannP. k. manillensis: Perico cuellinegro de la India

Un estudio filogenético reciente (Groombridge et al., 2004) indica que el perico eco (Psittacula eques; también conocido como P. echo) de Mauricio está más estrechamente relacionado con la subespecie asiática P. krameri que con la subespecie africana, y el perico eco probablemente deba situarse entre las subespecies africana y asiática. Sin embargo, estos resultados deben tratarse con precaución, ya que la potencia de este estudio estaba limitada por la ausencia de secuencias de ADN de especies relacionadas pero extinguidas, como los periquitos de las Seychelles (Psittacula wardi) y de Rodrigues (Psittacula exsul).

kramer

The Kramer’s Parakeet (Psittacula krameri) and the Argentine Parakeet (Myiopsitta monachus) have been the protagonists of one of the most spectacular and loudest invasions of the cities of a large part of our country for the last three decades. In some cases, the presence of these invasive species is nothing more than an anecdote, but sometimes it becomes an ecological drama.

The parrots occupied most of the cavities previously used by cockatoos, and are aggressive with flying mammals causing the death of many of them, say CSIC researchers. “These results indicate a strong impact [of parrots on cockatoos] through displacement from the breeding site and death by direct competition; and highlight the need for long-term research to identify unexpected impacts that would otherwise be overlooked,” the authors conclude.

Leer más  Como evitar que se meen los gatos en la puerta de casa