Enfermedad de la culebra

Enfermedad de la culebra

Tratamiento de la infección por hongos en las serpientes

Causa La ofidiomicosis, antes denominada enfermedad fúngica de las serpientes (SFD), está causada por el hongo Ophidiomyces ophiodiicola. Se cree que este hongo es un patógeno emergente en el paisaje norteamericano y supone una amenaza importante para la salud de las serpientes y la sostenibilidad de la población. Hasta la fecha, se ha documentado la presencia de O. ophiodiicola en más de 15 géneros de serpientes salvajes y cautivas.

Importancia La ofidiomicosis es una enfermedad emergente que afecta a las serpientes salvajes y cautivas en toda América del Norte. La incidencia de la Ophidiomycosis ha aumentado constantemente en los últimos años y recientemente (noviembre de 2019) se ha documentado en California, Oklahoma, Puerto Rico e Idaho (Allender et al., 2019).

Especies afectadas La ofidiomicosis puede infectar a serpientes silvestres o cautivas y es la causa predominante de infecciones cutáneas en serpientes silvestres. Se ha documentado en más de 15 géneros de serpientes silvestres y cautivas. Las especies confirmadas con diagnóstico de Ophidiomycosis incluyen: la serpiente índigo del este, la serpiente de agua del norte, la serpiente de carreras del este, la serpiente de rata, la serpiente de cascabel del bosque, la massasauga, la serpiente de cascabel pigmea, las serpientes de liga, las serpientes de boca de algodón, la serpiente de leche, la serpiente reina y la serpiente zorro del este. No se sabe que el hongo causante de la ofidiomicosis afecte a los seres humanos.

Síntomas de la enfermedad fúngica de la serpiente

IntroducciónLos paisajes mundiales han experimentado cambios sin precedentes, en gran parte debido a las actividades antropogénicas, y muchos hábitats ya no se parecen a los ecosistemas en los que evolucionaron las especies [1]. Estos cambios en el paisaje están asociados a la disminución de las poblaciones y las especies debido a varios factores, como la destrucción del hábitat, el cambio climático y las enfermedades infecciosas [1-6]. El deterioro de la salud de los ecosistemas amenaza además la sostenibilidad de la gestión de los recursos naturales [7], la prevención de las enfermedades humanas [8, 9] y el éxito de los esfuerzos para conservar la biodiversidad [10, 11].

Las serpientes cumplen numerosas funciones importantes para mantener la salud de los ecosistemas y, por consiguiente, promover la salud mundial. Como depredadores generalistas, controlan las poblaciones de pequeños mamíferos y, por tanto, ayudan a controlar la propagación de enfermedades zoonóticas, incluidos virus como el hantavirus y bacterias como la enfermedad de Lyme [12]. Se ha observado que el consumo de pequeños mamíferos por parte de las serpientes de cascabel es responsable de la eliminación de entre 2.500 y 4.500 garrapatas por sitio muestreado al año, lo que se ha propuesto para reducir la incidencia de la enfermedad de Lyme en las zonas donde viven estas serpientes [13]. Además, las poblaciones sanas de serpientes promueven la biodiversidad en general, que es integral para maximizar la salud y la productividad del ecosistema [14]. Trescientas diecinueve especies de serpientes de todo el mundo, que representan el 15% de las especies conocidas con una evaluación de la población, están en riesgo debido a los cambios globales del paisaje [15].

La enfermedad de las serpientes en malasia

Las serpientes tienen problemas. Una extraña enfermedad está afectando a serpientes de todo el mundo, y los científicos no saben muy bien cómo solucionarla. La enfermedad se llama enfermedad fúngica de las serpientes (SFD) y está causada por un hongo llamado Ophidiomyces ophidiodiicola que provoca dolorosas legiones en la piel de las serpientes que infecta. Algunas serpientes pueden mudar para eliminar el hongo, otras no tienen tanta suerte.

Se sabe que la SFD afecta a unas pocas especies de serpientes en Norteamérica, pero según un reciente artículo publicado en la revista Science Advances, podría estar extendiéndose. El informe afirma que el hongo puede ser capaz de infectar a casi todas las serpientes del planeta, lo que significa que hay muchas posibilidades de que las comunidades de serpientes de todo el mundo estén en peligro. «Este es realmente el peor escenario», dijo el autor principal del estudio, Frank Burbrink, en un comunicado. «Nuestro estudio sugiere que los primeros intervinientes no deberían limitarse a buscar ciertos tipos de serpientes que tengan esta enfermedad, sino a toda la comunidad. Todas las serpientes podrían infectarse, o ya están infectadas». La enfermedad de las serpientes es aún más difícil de detener porque los científicos todavía no saben mucho sobre ella. El hongo que la causa, el O. ophidiodiicola, podría transmitirse de serpiente a serpiente o las serpientes podrían simplemente recogerlo del entorno. Los científicos tampoco saben cuántas especies de serpientes pueden estar infectadas, aunque han confirmado que el hongo afecta al menos a 23 especies en Estados Unidos y a tres en Europa.Si los investigadores están en lo cierto, y la SFD es capaz de afectar a cualquier serpiente, entonces ecosistemas enteros podrían estar en peligro. Si las poblaciones de serpientes empiezan a sufrir, entonces muchas otras especies que interactúan con ellas también podrían verse afectadas. La SFD podría causar grandes problemas, lo que significa que hay bastante en la serpiente.Fuente: Science Advances vía Gizmodo

Síntomas de la enfermedad de la serpiente

Si no está al día de las enfermedades infecciosas que afectan a los reptiles, es posible que no esté familiarizado con la enfermedad fúngica de las serpientes (SFD). La SFD se atribuye al hongo patógeno Ophidiomyces ophidiicola, y es conocida por causar una desagradable dermatitis en muchas especies de serpientes.

Tal vez no haya oído hablar de la SFD, pero sí del síndrome de la nariz blanca en los murciélagos. El síndrome de la nariz blanca tuvo un impacto devastador en las poblaciones de murciélagos, matando a millones de ellos en los Estados Unidos. Todavía tenemos mucho que aprender sobre la distribución de la SFD, pero existe la preocupación de que veamos un resultado similar de la enfermedad fúngica en las poblaciones de serpientes como lo hicimos con los murciélagos por el síndrome de la nariz blanca. Si has seguido mi comparación… eso significa que (tristemente) perderemos montones y montones de serpientes por la agresiva infección fúngica. ¡Esto sería MALO porque las serpientes son MUY IMPORTANTES para el ecosistema y las necesitamos!

Durante el año pasado, he visto muchas serpientes que sufren de SFD y, aunque hay similitudes, la enfermedad no siempre se manifiesta de la misma manera en cada individuo. Dado que este verano pasaré muchos días en el campo buscando signos clínicos de la enfermedad en poblaciones de serpientes en libertad, quiero mostrar algunos ejemplos de las lesiones que vamos a buscar en el campo.