Es buena la sandía para los perros

¿qué debo hacer si mi perro se come la corteza de la sandía?

¿Pueden los perros comer sandía? Es un delicioso alimento para el picnic, pero ¿es la sandía segura para los perros? Si le gusta esta jugosa golosina pero se ha abstenido de compartirla con su perro por miedo a que no sea buena para él, su instinto era en parte correcto. La sandía puede ser una golosina saludable para los perros, si se les da correctamente.

La sandía es rica en potasio y vitamina C, y también es una gran fuente de vitaminas A y B6, según Dogtime. También contiene fibra, que puede ayudar a una digestión saludable. Esta fruta no contiene colesterol y casi no tiene sodio ni grasa.    Aunque la sandía contiene azúcar, está compuesta principalmente por agua, y no debería causar ningún pico insalubre de azúcar en la sangre.    Como tiene un 92% de agua, es una golosina y una forma creativa de ayudar a su perro a mantenerse fresco e hidratado durante el verano.

La pulpa de la sandía es una golosina segura y nutritiva para los perros, pero las otras partes de la fruta no son del todo adecuadas para que las coma su perro. Según el American Kennel Club, si los perros se tragan las semillas de la sandía, éstas pueden provocar una obstrucción intestinal, lo cual no sólo es doloroso para el perro, sino que podría ser lo suficientemente grave como para requerir una intervención quirúrgica para corregirlo.

Beneficios de la sandía para la salud de los perros

La respuesta es sí, con un par de precauciones. En primer lugar, las semillas podrían provocar una obstrucción intestinal, así que asegúrate de retirarlas. También es conveniente retirar la corteza, ya que puede causar molestias gastrointestinales.

¿Los beneficios de la sandía para los perros? La fruta en sí es una fuente de alimentación saludable, baja en calorías y repleta de nutrientes -vitaminas A, B6 y C, y potasio-. Además, la fruta sólo tiene unas 50 calorías por taza y un 92% de agua, por lo que es ideal para hidratarse en un día caluroso. Tampoco tiene grasa ni colesterol, por lo que está prácticamente libre de culpa.

La salud y la felicidad de tu cachorro durante toda su vida empiezan por ti. Hazlo bien desde el principio. Este libro electrónico proporciona información valiosa sobre cómo unos buenos y sólidos hábitos de nutrición pondrán a su cachorro en el camino correcto.

Sandía

Tal vez. Aunque la corteza de la sandía no contiene nada peligroso para los perros, su textura y dureza son problemáticas. Si su perro ha comido la corteza de la sandía, no está necesariamente en peligro. Pero es difícil asegurar que su perro mastique bien la corteza antes de tragarla, y los trozos más grandes pueden causar obstrucción o malestar gastrointestinal.

Ofrecemos una colección de artículos sobre los alimentos que son saludables o peligrosos para que los perros los coman, cubriendo todo, desde los granos, las frutas y las verduras. Quizá también le interese leer “¿Puede mi perro comer sandía?”

¿pueden los perros comer sandía amarilla?

Todos sabemos que la sandía es deliciosa y está llena de nutrientes. Además, está compuesta por un 92% de agua, por lo que puede ser especialmente refrescante en un caluroso día de verano. Pero, ¿es segura para los perros? La respuesta es sí, pero antes de dar a tu perro esta jugosa fruta, debes saber algunas cosas.

Los perros pueden comer con seguridad la pulpa de la sandía, pero no las demás partes de la fruta. Aunque la corteza y las semillas no son tóxicas, son difíciles de masticar y digerir, por lo que podrían suponer una amenaza para los dientes y el sistema digestivo de tu cachorro.

La corteza de la sandía tampoco es segura. Al ser muy sólida, no sólo supone una amenaza para la obstrucción intestinal, sino también para los dientes de tu perro. Si tu perro tiene problemas con los dientes o las encías, intentar masticar la corteza puede provocar dolor o incluso la pérdida de los dientes.

Estate atento a los signos de obstrucción intestinal durante las 24 horas siguientes a la ingesta de las semillas o la corteza por parte de tu amigo. Si notas síntomas como dolor abdominal, estreñimiento, vómitos o letargo, asegúrate de llevarlo al veterinario inmediatamente para evitar complicaciones.