Fotos de animales invertebrados

Fotos de animales invertebrados

Anfibios

Este es, con mucho, el grupo más numeroso del reino animal: el 97% de todos los animales son invertebrados. Hasta ahora se han descrito 1,25 millones de especies, la mayoría de las cuales son insectos, y hay millones más por descubrir. El número total de especies de invertebrados podría ser de 5, 10 o incluso 30 millones, frente a sólo 60.000 vertebrados.

Una de las razones del éxito de los invertebrados es su rapidez de reproducción. Las esponjas y los corales, por ejemplo, producen tanto huevos como esperma. Los insectos sociales, como las hormigas y las abejas, ponen huevos que pueden desarrollarse sin fecundación: se convierten en obreras.

Los insectos, en particular, tienen éxito porque son muy adaptables. Son comedores oportunistas que se alimentan de plantas, animales y materia orgánica en descomposición. Son capaces de sobrevivir en entornos extremos, incluso en hábitats muy calurosos y secos. Y muchos pueden volar, ya sea para escapar de los depredadores o para encontrar nuevas fuentes de alimento, agua y refugio.

Peces

Ejemplos de invertebrados de diferentes filos; en el sentido de las agujas del reloj, desde la parte superior izquierda: Chrysaora fuscescens (un cnidario), Drosophila melanogaster (un artrópodo), calamar de arrecife del Caribe (un molusco) e Hirudo medicinalis (un anélido).

Los invertebrados son animales que no poseen ni desarrollan una columna vertebral (comúnmente conocida como espina dorsal o columna vertebral), derivada de la notocorda. Esto incluye a todos los animales aparte del subfilo Vertebrata. Algunos ejemplos familiares de invertebrados son los artrópodos (insectos, arácnidos, crustáceos y miriápodos), los moluscos (quitones, caracoles, bivalvos, calamares y pulpos), los anélidos (lombrices y sanguijuelas) y los cnidarios (hidras, medusas, anémonas de mar y corales).

La mayoría de las especies animales son invertebrados; una estimación sitúa la cifra en el 97%[1] Muchos taxones de invertebrados tienen un mayor número y variedad de especies que todo el subfilo de Vertebrata[2] Los invertebrados varían mucho en tamaño, desde los rotíferos de 50 μm (0,002 pulgadas)[3] hasta los calamares colosales de 9-10 m (30-33 pies)[4].

Estrella de mar

Ejemplos de invertebrados de diferentes filos; en el sentido de las agujas del reloj, desde la parte superior izquierda: Chrysaora fuscescens (un cnidario), Drosophila melanogaster (un artrópodo), calamar de arrecife del Caribe (un molusco) e Hirudo medicinalis (un anélido).

Los invertebrados son animales que no poseen ni desarrollan una columna vertebral (comúnmente conocida como espina dorsal o columna vertebral), derivada de la notocorda. Esto incluye a todos los animales aparte del subfilo Vertebrata. Algunos ejemplos familiares de invertebrados son los artrópodos (insectos, arácnidos, crustáceos y miriápodos), los moluscos (quitones, caracoles, bivalvos, calamares y pulpos), los anélidos (lombrices y sanguijuelas) y los cnidarios (hidras, medusas, anémonas de mar y corales).

La mayoría de las especies animales son invertebrados; una estimación sitúa la cifra en el 97%[1] Muchos taxones de invertebrados tienen un mayor número y variedad de especies que todo el subfilo de Vertebrata[2] Los invertebrados varían mucho en tamaño, desde los rotíferos de 50 μm (0,002 pulgadas)[3] hasta los calamares colosales de 9-10 m (30-33 pies)[4].

Cartilagin… peces

Este es, con mucho, el grupo más numeroso del reino animal: el 97% de todos los animales son invertebrados. Hasta ahora se han descrito 1,25 millones de especies, la mayoría de las cuales son insectos, y hay millones más por descubrir. El número total de especies de invertebrados podría ser de 5, 10 o incluso 30 millones, frente a sólo 60.000 vertebrados.

Una de las razones del éxito de los invertebrados es su rapidez de reproducción. Las esponjas y los corales, por ejemplo, producen tanto huevos como esperma. Los insectos sociales, como las hormigas y las abejas, ponen huevos que pueden desarrollarse sin fecundación: se convierten en obreras.

Los insectos, en particular, tienen éxito porque son muy adaptables. Son comedores oportunistas que se alimentan de plantas, animales y materia orgánica en descomposición. Son capaces de sobrevivir en entornos extremos, incluso en hábitats muy calurosos y secos. Y muchos pueden volar, ya sea para escapar de los depredadores o para encontrar nuevas fuentes de alimento, agua y refugio.