Mi perro vomita por las noches

Mi perro vomita por las noches

El perro vomita bilis amarilla por la noche

Muchos perros tienen fama de comer cosas que consideramos asquerosas (por ejemplo, heces, basura) o no comestibles (por ejemplo, piedras, chupetes de bebé, juguetes). Aunque uno o dos vómitos pueden no ser preocupantes, los vómitos son también un signo clínico asociado a afecciones graves e incluso potencialmente mortales que requieren atención veterinaria inmediata.

Los perros vomitan por muchas razones. De hecho, el vómito es un mecanismo que el cuerpo utiliza para protegerse de sustancias peligrosas. Algunos factores desencadenantes son temporales, como un leve malestar estomacal tras una pequeña indiscreción alimentaria, el mareo y el síndrome del vómito bilioso. Pero otras causas están relacionadas con problemas de salud graves, como la obstrucción de un cuerpo extraño gastrointestinal, la exposición a un veneno, los efectos secundarios de los medicamentos, las infecciones víricas o bacterianas, el vólvulo de dilatación gástrica (VGD) o un trastorno metabólico importante, como la pancreatitis, la enfermedad renal, la enfermedad hepática o la crisis diabética.

Los vómitos suelen estar relacionados con la inflamación o la irritación del estómago. Sin embargo, los vómitos también provocan la inflamación del estómago, lo que lo hace aún más irritable y lo predispone a más vómitos. Cualquier cosa que entre en un estómago revuelto -incluso algo tan inofensivo como el agua fresca- puede desencadenar el vómito. Y es un ciclo que puede descontrolarse rápidamente si su perro bebe o come justo después de vomitar.

Vómitos nocturnos del perro en la jaula

Aunque hay muchas causas de vómitos en el perro, me gustaría hablar de una común que a menudo se pasa por alto.    El síndrome del vómito bilioso se produce cuando el ácido estomacal y la bilis se acumulan en el estómago.    Si el perro no come pronto, vomitará el exceso de líquido.    Esto suele ocurrir justo antes de la siguiente comida, cuando el perro tiene el máximo de hambre.    El momento más común es durante las primeras horas de la mañana.    Sus exhaustos dueños me cuentan que se despiertan por la noche con el tentador sonido de su perro vomitando.    El líquido amarillo teñido de espuma cubre el suelo.

Cuando me enfrento a uno de estos casos, siempre hago al propietario una serie de preguntas detalladas.    ¿Con qué frecuencia se alimenta el perro?    ¿El perro se pica la comida o la devora?    ¿Cuándo se le sirve la comida?    ¿Qué tipo de comida utiliza?    ¿Tiene algún otro problema médico?    ¿Cuánto ejercicio hace el perro?    En la mayoría de estos casos, los perros son buenos comedores y no tienen otros problemas de salud.    Comen dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche, cuando su familia humana cena.

El vómito del perro parece caca

¿Su perro vomita bilis por las mañanas? Hay un nombre para eso Si su perro vomita regularmente un líquido de color amarillo a primera hora, pero luego desayuna alegremente y sigue con su día, puede que tenga algo llamado síndrome de vómito bilioso (BVS).

¿Qué es el síndrome del vómito bilioso? El BVS se caracteriza por vomitar bilis a primera hora de la mañana. Se cree que durante la noche, el líquido del duodeno refluye a través del esfínter pilórico hacia el estómago. Este líquido contiene bilis, que provoca la irritación de la mucosa del estómago y desencadena los vómitos. Mucha gente está familiarizada con el reflujo ácido, que se produce cuando el líquido del estómago refluye a través del esfínter esofágico inferior hacia el esófago. El líquido estomacal provoca la irritación de la mucosa del esófago y provoca dolor (ardor). El BVS es el mismo principio, sólo que un esfínter más bajo.

La bilis es un líquido amarillo-verdoso que se produce en el hígado y se almacena en la vesícula biliar. Se libera en el duodeno cuando comemos, donde ayuda a descomponer la grasa en ácidos grasos, que pueden ser absorbidos por el cuerpo. Aunque se puede vomitar bilis, no se puede vomitar simplemente bilis (es una descripción, no una cosa).  ¿Cuáles son los signos del síndrome del vómito bilioso? En la mayoría de los casos, los signos se resuelven rápidamente con un poco de tiempo o desayunando.Parece ser más común en perros jóvenes, por lo demás completamente sanos, que en los mayores.  ¿Cómo se diagnostica el síndrome del vómito bilioso? Para descartar otras causas, podemos realizar pruebas de diagnóstico (por ejemplo, análisis de sangre y ecografía abdominal).

El perro vomita pero actúa con normalidad

Antes de llegar a las causas de los vómitos, debemos distinguir entre vómito y regurgitación. Cuando los perros vomitan, expulsan con fuerza el contenido de su estómago y de la parte superior del intestino delgado, arrastrando comida, líquido y restos a su alfombra. Antes de este desagradable espectáculo, suelen mostrar signos de náuseas, como babeo excesivo, arcadas y contracciones del abdomen, al igual que nosotros.

La regurgitación es diferente. En lugar de expulsar el contenido del estómago por la fuerza, la regurgitación es un movimiento pasivo que expulsa los alimentos y líquidos no digeridos. A diferencia del vómito, los signos de regurgitación son la dificultad para respirar y la tos. Una forma de saber si su perro ha regurgitado en lugar de vomitar es observar lo que ha vomitado. Las sustancias regurgitadas no están digeridas y pueden mantener la forma cilíndrica del esófago.

Los propietarios de perros de larga duración saben que los vómitos no son infrecuentes. En ocasiones, los perros sanos enferman sin motivo aparente y luego continúan con su día como si no pasara nada. Su perro podría haber comido demasiado rápido, haber tragado algo desagradable o simplemente haber comido demasiada hierba. Este tipo de vómito no suele ser motivo de preocupación. Entonces, ¿cómo saber si los vómitos son motivo de preocupación?