Nicho ecologico del lince iberico

Cuál es el hábitat del lince ibérico

No creo que tenga condiciones porque (…) perjudicará a la caza y ese tipo de actividad económica tiene cierta importancia (…) y si es una especie protegida habrá problemas enseguida. (Representante del Consejo, G, 2014)

Es un animal realmente vivo, bonito y – salta como un loco. Y cuando cazan, ¡lo hacen a gran distancia! Van, incluso sobre los rastrojos, poniendo las patas en el suelo… ¡no se oye nada! Saltan la altura de una pared, con la presa en la boca. (Observador de linces, MB 2013)

Es un gato, más grande. El lince, al menos por la experiencia que tenemos, solía tomar su comida junto a los conejos, en las madrigueras (…). Una vez que nos dimos cuenta de que una entrada era más grande (…) lo conocimos cuando salieron los pequeños (referencia a los cachorros) (…). (Director, MB 2013)

En las zonas donde patrulla el lince, ellos (los otros carnívoros) no aparecen mucho, porque le tienen miedo al lince, el lince es un animal fuerte, muy fuerte, y por eso estos otros animales no son muy frecuentes (…) Se dice que volverá, vamos a ver. Me gustaría mucho verlo por aquí, es un animal muy bonito (…). (Observador de linces, MB 2013)

Depredadores del lince ibérico

Nota: Esta página ha sido archivada y su contenido puede no estar actualizado. Esta versión de la página permanecerá activa como referencia mientras trabajamos para actualizar el contenido en todo nuestro sitio web.

El lince ibérico se encuentra en el bosque mediterráneo y en el matorral de la maquia, y prefiere una combinación de matorrales densos para refugiarse y pastos abiertos para cazar conejos. Además, esta especie también requiere un suministro de agua suficiente, y bajos niveles de perturbación humana. La especie suele vivir entre 400 m y 1.300 m de altitud.

Los linces jóvenes se destetan entre los 8 y los 23 meses de edad; los machos jóvenes se dispersan hasta 30 km y las hembras pueden heredar un territorio de sus madres o vivir en una zona vecina. Siempre que se encuentre una zona adecuada, el lince se establecerá y permanecerá en su territorio. Aunque la especie puede vivir hasta 13 años en la naturaleza, suele morir antes de esa edad, especialmente cuando hay impactos significativos de los humanos en la zona.

Las hembras de lince suelen parir entre marzo y abril, aunque cuando las hembras no encuentran pareja o no se quedan embarazadas, pueden volver a entrar en celo y parir en cualquier momento del año. Se cree que las hembras son capaces de reproducirse en su segundo año.

Qué come el lince ibérico

El lince ibérico (lynx pardinus, Temmick, 1827) forma parte de la línea evolutiva de los grandes carnívoros (tigres, leones, jaguares y leopardos) de la que se separa hace 3 o 4 millones de años. Por su aspecto físico, de forma intuitiva se suele asociar a las otras líneas de felinos, pero el lince ibérico está más cerca de un tigre que de un gato en la escala evolutiva.

Los científicos sitúan actualmente el origen de los linces en Norteamérica, donde hace aproximadamente 3’2 millones de años se distinguieron las primeras especies conocidas del género Lynx: el lince rojo (Lynx rufus), que actualmente vive en Norteamérica, y el lince del villafranquio (Lynx issiodorensis) que se extinguió en el Pleistoceno. De esta última especie extinta se piensa que es de la que proceden las otras tres especies, que migraron a Eurasia por el estrecho de Bering. Debido al aislamiento del sur de Europa durante las glaciaciones del Pleistoceno, surge el lince de las cuevas (Lynx spalea) cuyos restos quedaron depositados en cuevas. Esta especie es el ancestro directo del lince ibérico (Lynx pardinus) y del lince boreal (Lynx lynx).Este lince europeo tenía un tamaño corporal mayor que la especie ibérica y menor que la boreal. Como en muchas especies, las glaciaciones euroasiáticas jugaron un papel muy importante en la especiación de los linces, y así por fragmentación y aislamiento surgen en el Pleistoceno inferior el lince boreal (Lynx lynx) en Asia y el lince canadiense (Lynx Canadensis) en América. Aunque las otras tres especies de lince tienen amplios rangos de distribución, el lince ibérico se distribuye (ya en la época histórica) de forma exclusiva en la Península Ibérica.

Por qué el lince ibérico está en peligro de extinción

El lince ibérico es una de las dos especies de carnívoros endémicas de Europa (la otra es el visón europeo, Mustela lutreola). Su área de distribución histórica se limita a la Península Ibérica, principalmente a la región suroeste de España y gran parte de Portugal. Aunque en su día estuvo muy extendida por toda la región, su área de distribución geográfica se ha reducido a un ritmo alarmante en el último siglo y medio. Hace un siglo, la especie aún estaba presente en el norte de Iberia y mantenía densidades relativamente altas en el sur. En cincuenta años, casi se había extinguido en el norte y estaba disminuyendo rápidamente en el sur. El periodo de declive más importante fue entre 1960 y 1990, durante el cual su área de distribución se redujo en casi un 80%. En la actualidad, ocupan aproximadamente el 2% de su área de distribución original. (Delibes, et al., 2000; Deliebs, 2009; Ferreras, et al., 2004; Pedro Sarmento, et al., 2008)

El lince ibérico requiere un terreno variable por debajo de los 1300 m, que contenga un mosaico de matorrales mediterráneos cerrados intercalados con parches abiertos de pastizales, a menudo con ecotonos de marismas. Este paisaje de mosaico natural crea un equilibrio óptimo de cobertura de arbustos y espacio abierto. Los linces utilizan las zonas de matorral como refugio, así como para la cama y la cría. Las áreas con una cobertura mínima proporcionan un hábitat para su presa principal, el conejo europeo (Oryctolagus cuniculus), que se da en mayores densidades en estos lugares. Desgraciadamente, el lince ibérico ha desaparecido de muchas áreas que contienen un hábitat adecuado, presumiblemente debido a las bajas densidades de conejos. (Delibes, et al., 2000; Ferreras, et al., 2004; Pedro Sarmento, et al., 2008)