Que es uveitis y como se cura

tratamiento de la uveítis gotas para los ojos

Para entender qué es la uveítis, primero debemos saber cómo funciona un ojo normal. El ojo es como una cámara fotográfica. La lente permite que la luz pase a través de ella y luego enfoca esa luz en una película en la parte posterior de la cámara para formar una imagen clara.

En un ojo normal, el cristalino es transparente y permite que la luz pase a través de él. La luz se enfoca en una fina película llamada retina, situada en la parte posterior del ojo. Las diferentes regiones del ojo asimilan esta luz y envían un mensaje al cerebro, formando así la imagen que vemos.

Aunque la causa básica de la uveítis sigue siendo indeterminada en la mayoría de los casos, puede ser una manifestación de enfermedades sistémicas. También puede producirse como resultado de una reacción autoinmune a antígenos oculares o deberse a una infección local causada por un virus, una bacteria, un hongo o un parásito.

Uveítis anterior: Este tipo de uveítis afecta a la parte delantera o anterior del ojo. Los síntomas habituales son enrojecimiento, lagrimeo, disminución de la visión, dolor en el ojo y fotofobia o molestia intensa al mirar la luz. En la inflamación de bajo grado, el ojo puede parecer normal pero seguir teniendo signos de daño.

curación permanente de la uveítis

La uveítis crónica es cuando la inflamación del ojo dura seis semanas o más, o vuelve a aparecer a los tres meses de haber sido tratada. La uveítis crónica se diagnostica mediante exámenes oculares. A menudo se realizan pruebas adicionales, ya que puede estar relacionada con otro problema de salud.

La uveítis responde al tratamiento, desaparece sin reaparecer y suele afectar a la parte anterior del ojo. La uveítis crónica afecta más habitualmente a la úvea intermedia y posterior, y puede ser más resistente al tratamiento. La uveítis crónica puede tener multitud de causas, como una infección o una enfermedad inflamatoria sistémica.

Los tratamientos de la uveítis van desde gotas para los ojos y medicamentos orales hasta esteroides, inyecciones, implantes e incluso cirugía. Las medidas de tratamiento específicas dependen de la causa de la uveítis y de la parte del ojo afectada.

La capa media del ojo se llama úvea. Contiene tres partes principales: la anterior (frontal), el cuerpo ciliar o intermedio (medio), y la coroides y la retina en la posterior (posterior). La uveítis es una inflamación en una de estas capas del ojo. En el caso de la panuveítis, las tres capas están afectadas.

último tratamiento de la uveítis

La uveítis es una inflamación en el interior del ojo. La inflamación suele producirse cuando el sistema inmunitario lucha contra una infección. A veces, la uveítis significa que el sistema inmunitario está luchando contra una infección ocular, pero también puede ocurrir cuando el sistema inmunitario ataca el tejido sano de los ojos. La uveítis puede causar problemas como dolor, enrojecimiento y pérdida de visión.

La uveítis daña la parte del ojo llamada úvea, pero a menudo también afecta a otras partes del ojo. A veces la uveítis desaparece rápidamente, pero puede reaparecer. Y a veces es una enfermedad crónica (de larga duración). Puede afectar a un ojo o a los dos.

Los oftalmólogos pueden detectar la uveítis en el marco de un examen ocular con dilatación de pupilas. El examen es sencillo e indoloro: el médico le administrará unas gotas para dilatar (ensanchar) la pupila y, a continuación, comprobará si tiene uveítis u otros problemas oculares.

El plan de tratamiento dependerá de varios factores, como la parte del ojo afectada y otros problemas de salud que tenga. Por ejemplo, su médico puede recetarle medicamentos para ayudar a controlar su sistema inmunitario. Puede colaborar con su médico para encontrar los tratamientos adecuados para usted.

tratamiento de la uveítis autoinmune

La uveítis es una amplia gama de enfermedades inflamatorias del ojo, concretamente de la úvea. El ojo tiene tres capas básicas: la esclerótica y la córnea en el exterior, la retina en el interior y la úvea en el medio. La úvea está formada principalmente por vasos sanguíneos y tejido conectivo, incluidas las células pigmentadas. Las diferentes partes de la úvea son el iris en la parte delantera, el cuerpo ciliar en el centro y la coroides situada detrás de estos, que se encuentra alrededor de la mayor parte del ojo. En ocasiones, la uveítis puede afectar a otras partes del ojo distintas de la úvea, como la retina, el vítreo o el nervio óptico.

La uveítis tiene muchas causas. La mayoría de los casos se deben a una enfermedad autoinmune o a una infección, y hay algunos para los que no se encuentra una causa -la llamada uveítis “idiopática”- que se trata como una inflamación no infecciosa. Otras causas son los traumatismos, la uveítis inducida por medicamentos y, en raras ocasiones, el cáncer.

Cualquiera de los síntomas mencionados puede presentarse con cualquier tipo de uveítis. Incluso hay algunos tipos de uveítis que suelen presentarse sin ningún síntoma, como la uveítis asociada a la artritis idiopática juvenil.