Vacuna trivalente gatos efectos secundarios

Vacuna trivalente gatos efectos secundarios

efectos secundarios de las vacunas para gatos

Las vacunas son preparados que se asemejan a agentes infecciosos, como bacterias o virus, pero que no son patógenos (causantes de enfermedades).  Cuando se administran a un animal, «entrenan» al sistema inmunitario para que se proteja contra estos agentes infecciosos.

Después de la vacunación, el sistema inmunitario se «entrena» para reconocer los agentes infecciosos mediante la producción de proteínas llamadas anticuerpos o la activación de células específicas para eliminar los agentes. Cuando un gato vacunado se encuentra con estos agentes en el futuro, genera rápidamente anticuerpos y activa las células que reconocen los agentes, produciendo una «respuesta inmunitaria» que resulta en la eliminación del agente invasor.

Aunque las vacunas representan uno de los mayores logros de la medicina preventiva, ninguna vacuna es 100 % eficaz y no inducen el mismo grado de protección en todos los gatos. Por esta razón, debe minimizarse la exposición de los gatos, incluso los vacunados, a otros gatos o a entornos en los que puedan encontrarse agentes infecciosos.

Los gatitos son susceptibles a una variedad de infecciones debido a la inmadurez de su sistema inmunitario. Por lo tanto, la vacunación en el momento adecuado y la minimización de la exposición a los agentes infecciosos son muy importantes, especialmente en los gatitos de los que se desconoce el historial de lactancia adecuada de la madre. Los gatitos reciben una serie de vacunas a lo largo de un periodo de 12 a 16 semanas que comienza entre las 6 y las 8 semanas de edad. Las vacunaciones más tempranas no son efectivas porque los gatitos ingieren anticuerpos protectores beneficiosos en la leche de su madre durante las primeras horas después del nacimiento, pero estos anticuerpos también interfieren con sus respuestas a las vacunas. Los anticuerpos ingeridos por un gatito durante la lactancia sólo duran unas pocas semanas, por lo que es fundamental vacunar a los gatitos en el momento adecuado para garantizar que sigan estando protegidos después de que los anticuerpos maternos disminuyan.

¿cuánto duran los efectos secundarios de la vacuna para gatos?

La panleucopenia felina está causada por el virus de la panleucopenia felina (FPV), un parvovirus con más del 98% de similitud en la secuencia del genoma con el parvovirus canino (CPV). Al igual que el CPV, el FPV tiene un tropismo por las células que se dividen de forma muy activa, especialmente las de la mucosa intestinal y la médula ósea.

Los gatos infectados presentan de forma percutánea vómitos, diarrea (que puede ser hemorrágica), pirexia y deshidratación secundaria. La afectación de la médula ósea y el tejido linfoide da lugar a una depleción notable de los principales subconjuntos de leucocitos, así como a anemia.

Como resultado de la amplia leucopenia, los gatos afectados también pueden adquirir infecciones secundarias, por lo que la descarga purulenta oculonasal es otro hallazgo frecuente. Los gatitos infectados en el útero pueden sufrir una enfermedad neurológica congénita, más comúnmente hipoplasia cerebelosa, que provoca dismetría permanente, ataxia y temblores.

El FPV se encuentra en todo el mundo, y todos los miembros de la familia Felidae pueden estar infectados. Los gatos jóvenes y los gatitos son los más afectados, aunque los gatos de todas las edades son susceptibles. El FPV es un agente predominantemente fecal-oral, pero puede propagarse en otras secreciones y en la orina.

directrices sobre vacunas felinas 2020

Aquí, en el Hospital de Animales Rau, es nuestra pasión y privilegio ser los guardianes de la salud de su mascota. Como su asesor de confianza, también es nuestra responsabilidad mantenerle informado de cualquier amenaza potencial para el bienestar de su animal. Más información >>

No se puede subestimar la importancia de las vacunas para la salud general y la longevidad de su gato. Las vacunas para gatos están probadas médica y científicamente para combatir la incubación y la transmisión de enfermedades felinas mortales. Nuestro personal veterinario se dedica a educar a los padres de mascotas sobre la importancia de las vacunas para gatos, incluyendo qué vacunas para gatos son necesarias y cuándo deben programarse.

Es importante tener en cuenta que nuestros médicos no siguen un protocolo de vacunación único para todos, sino que tratan a cada paciente como un individuo y recomiendan los mejores protocolos posibles para ese gato en particular, teniendo en cuenta sus factores de riesgo, como la edad, la salud general y el estilo de vida.

A lo largo de los años hemos respondido a muchas preguntas sobre las vacunas para gatos de propietarios de gatitos y gatos preocupados. Aquí hemos recopilado algunas de las preguntas más frecuentes para ayudarle a comprender mejor las cuestiones relacionadas con la vacunación de los gatos. Esto sólo pretende ser una introducción general a las vacunas para gatos, así que consulte con uno de nuestros veterinarios durante su próxima visita para obtener información específica sobre las vacunas para gatitos o gatos en lo que respecta a su felino.

efectos secundarios de la vacunación de gatos: letargo

La vacunación felina es la vacunación animal aplicada a los gatos. La vacunación desempeña un papel fundamental en la protección de los gatos contra las enfermedades infecciosas, algunas de las cuales son potencialmente mortales. Pueden estar expuestos a estas enfermedades a través de su entorno, de otros animales domésticos o incluso de los humanos.

La práctica de recomendar y administrar vacunas según un calendario fijo con refuerzos anuales ha sido ampliamente descartada. Las recomendaciones actuales se basan en la filosofía de no vacunar a cada gato con más frecuencia de la necesaria. Estas recomendaciones tienen en cuenta consideraciones sobre la eficacia y la duración de la inmunidad (DOI)[1] de las vacunas disponibles; los riesgos ambientales y la probabilidad de exposición; las necesidades específicas y los riesgos asociados con la edad y el estado de salud general de diferentes gatos y poblaciones de gatos; y las limitaciones socioeconómicas[2][3][4][5].

Estas guías proporcionan recomendaciones para gatitos y gatos adultos. Incluyen requisitos iniciales para establecer niveles adecuados de inmunidad adquirida, junto con recomendaciones de renovación (refuerzo) para mantenerla. En el caso de algunas enfermedades infecciosas, se pueden utilizar muestras de sangre para medir los niveles de anticuerpos (títulos) para determinar la DOI[1]. Aunque estas pruebas no proporcionan evidencia de inmunidad protectora, algunos clínicos utilizan los resultados de títulos altos como indicador, junto con el bajo riesgo de exposición a la enfermedad, de que las vacunas podrían administrarse con un intervalo de revacunación más largo de lo habitual[6].