A que edad aprenden a leer los niños

A que edad aprenden a leer los niños

La lectura a los 2 años

Aprender a leer con fluidez es una de las habilidades más desafiantes aunque gratificantes que aprenderá un niño. Implica una serie de habilidades y procesos. Se necesita tiempo para desarrollarlos, ya que supone enseñar al cerebro nuevas funciones.

Los estudios siguen demostrando que los niños que aprenden a leer a una edad temprana disfrutan de una gran cantidad de ventajas. Por ejemplo, tienen más conocimientos generales, un vocabulario más amplio e incluso una mayor capacidad de atención y concentración.

Aprender a leer a una edad temprana también da a los niños una gran ventaja en otras áreas académicas más adelante, como las ciencias y las matemáticas. Al fin y al cabo, la lectura es la base de toda la educación formal. Cuanto mejor sea la capacidad de lectura de su hijo, más capaz será de comprender el texto que lee.

Un estudio realizado por el Instituto de Educación de la Universidad de Londres entre 6.000 niños reveló que los niños que habían leído con frecuencia a los 10 años y que habían leído libros y periódicos más de una vez a la semana a los 16 años obtuvieron mejores resultados en los exámenes que los niños que leían menos.

Al igual que muchos hitos del desarrollo, hay etapas clave, pero la edad de los niños varía cuando aprenden a leer de forma independiente. Algunos niños aprenden a leer a los 4 o 5 años. Pero la mayoría lo conseguirá a los 6 o 7 años.

Aprender a leer a los 3 años

El debate sobre cómo enseñar a leer a edades tempranas ha sido intenso durante un siglo. Pero en las últimas décadas, la ciencia cognitiva ha sido clara: enseñar a los niños pequeños a descifrar el código -enseñarles fonética sistemática- es la forma más fiable de asegurarse de que aprenden a leer palabras.

NOTA: El texto de este artículo contiene anotaciones. Para ver la lista de anotaciones, desplácese hasta el final de la página.¿Cómo aprenden a leer los niños? Durante casi un siglo, los investigadores han discutido sobre esta cuestión. La mayor parte del desacuerdo se ha centrado en las primeras etapas del proceso de lectura, cuando los niños pequeños empiezan a descifrar las palabras de una página.

Una de las teorías es que la lectura es un proceso natural, como aprender a hablar. Según esta teoría, si los profesores y los padres rodean a los niños de buenos libros, éstos aprenderán a leer por sí solos. Otra idea sugiere que la lectura es una serie de conjeturas estratégicas basadas en el contexto, y que hay que enseñar a los niños estas estrategias de adivinación.Pero la investigación ha demostrado que la lectura no es un proceso natural(1), ni un juego de adivinanzas. El lenguaje escrito es un código. Ciertas combinaciones de letras representan de forma predecible ciertos sonidos. Y durante las últimas décadas, la investigación ha sido clara: enseñar a los niños pequeños a descifrar el código -enseñarles fonética sistemática- es la forma más fiable de asegurarse de que aprenden a leer palabras.Por supuesto, leer es algo más que ver una palabra en una página y pronunciarla en voz alta. Por lo tanto, la enseñanza de la lectura es mucho más que una simple enseñanza de la fonética. La lectura requiere que los niños den sentido a la letra impresa. Necesitan conocer los diferentes sonidos del lenguaje hablado y ser capaces de relacionar esos sonidos con las letras escritas para descifrar las palabras. Necesitan un conocimiento profundo del fondo y del vocabulario para entender las palabras que leen. Con el tiempo, deben ser capaces de reconocer la mayoría de las palabras de forma automática y leer con fluidez un texto conectado, prestando atención a la gramática, la puntuación y la estructura de las frases.Ver también: Leer bien: Un proyecto de la Semana de la Educación

Pastel del enemigo

Un alumno de una escuela primaria de Mississippi lee un libro en clase. Las investigaciones demuestran que los niños pequeños necesitan una instrucción fonética explícita y sistemática para aprender a leer con fluidez. Crédito: Terrell Clark para The Hechinger Report

Enseñar a los niños a leer no es fácil; los educadores suelen tener una opinión muy firme sobre cuál es la forma «correcta» de enseñar esta habilidad esencial. Aunque los enfoques de los profesores pueden diferir, la investigación es bastante clara sobre la mejor manera de ayudar a los niños a aprender a leer. Esto es lo que los padres deberían buscar en el aula de sus hijos.

Las investigaciones demuestran que los niños aprenden a leer cuando son capaces de identificar letras o combinaciones de letras y relacionarlas con los sonidos. Hay más cosas, por supuesto, como atribuir significado a las palabras y frases, pero la conciencia fonémica (entender los sonidos de las palabras habladas) y la comprensión de la fonética (saber que las letras impresas se corresponden con los sonidos) son los primeros pasos más básicos para convertirse en lector.

Si los niños no dominan la fonética, es más probable que tengan dificultades para leer. Por eso los investigadores afirman que es importante una enseñanza explícita y sistemática de la fonética: los profesores deben guiar a los alumnos paso a paso a través de una secuencia específica de letras y sonidos. Los niños que aprenden a descifrar las palabras pueden aplicar esa habilidad a palabras más complejas y, finalmente, leer con fluidez. Algunos niños pueden no necesitar mucha ayuda con la fonética, sobre todo a medida que crecen, pero los expertos afirman que la enseñanza de la fonética puede ser esencial para los niños pequeños y los lectores con dificultades. «No sabemos cuánta fonética necesita cada niño», afirma Anders Rasmussen, director de la escuela primaria Wood Road de Ballston Spa (Nueva York), que recientemente dirigió la transformación del programa de lectura de su escuela hacia un enfoque estructurado y basado en la investigación. «Pero sabemos que ningún niño sale perjudicado por recibir demasiada cantidad».

La lectura a los 3 años

Algunos niños empiezan a leer sus primeras palabras a los 4 años, mientras que otros aún están aprendiendo las letras y no empezarán a leer hasta más tarde, alrededor de los 7 años. Durante esta fase, es habitual que los padres se preocupen por el desarrollo de sus hijos. A menudo se hacen comparaciones con los compañeros del colegio, o incluso entre hermanos, pensando que el niño se está retrasando o incluso que puede ser demasiado pronto para animarle a empezar a leer.

Esto depende realmente de su definición de lectura. Vemos niños, a veces de 3 y 4 años, que han aprendido la fonética y pueden pronunciar palabras. El problema de esta definición de lectura es que los niños no comprenden las palabras que pronuncian, dice la Dra. Chandra Foote, psicóloga educativa, profesora del Departamento de Educación Infantil y Decana de Educación de la Universidad de Niágara.

Hay que entender que el inicio de la vida escolar no está necesariamente ligado al comienzo de la alfabetización de los niños. Los niños pueden empezar a ir a la escuela mucho antes de tener que aprender a leer o escribir.