Antihistamínicos de última generación

Antihistamínicos de última generación

Mecanismo de acción de los antagonistas h1

Los antihistamínicos son una clase de agentes que bloquean la liberación de histamina de los receptores de histamina-1 y se utilizan principalmente para tratar las alergias o los síntomas del resfriado y la gripe, aunque algunos antihistamínicos de primera generación también pueden utilizarse para otras afecciones.

Los receptores de histamina-1 se encuentran en las vías respiratorias, los vasos sanguíneos y el tracto gastrointestinal (estómago y esófago). La estimulación de estos receptores puede dar lugar a afecciones como una erupción o inflamación de la piel, un estrechamiento de las vías respiratorias (broncoconstricción), fiebre del heno o mareo. Los receptores de histamina-1 también se encuentran en el cerebro y la médula espinal, y la estimulación de estos receptores hace que la persona esté más despierta y alerta. Los antihistamínicos sedantes se oponen a los efectos de la histamina en los receptores H1 del cerebro, por lo que provocan sedación y somnolencia.

Ver tambiénCondiciones médicas asociadas a los antihistamínicos:Información adicionalConsulte siempre a su proveedor de atención médica para asegurarse de que la información que aparece en esta página se aplica a sus circunstancias personales.

Los mejores antihistamínicos de tercera generación

La urticaria es uno de los problemas alérgicos de la piel más comunes en todo el mundo. No se trata sólo de un mal picor, sino que también puede ser una molestia derivada de la desagradable erupción generalizada y/o de la marcada hinchazón de los tejidos blandos (angioedema), especialmente en los pacientes gravemente afectados, lo que repercute en su calidad de vida y en su salud mental. La clasificación de la urticaria depende fundamentalmente de la duración y la causa. La urticaria crónica espontánea (UCE) se refiere a la urticaria que persiste más de 6 semanas sin ningún desencadenante específico. Aunque no se han identificado factores inducibles, el mediador crucial conocido que contribuye a los síntomas en la UCE es la histamina. Los antihistamínicos de segunda generación (AHs) son la opción preferida recomendada por todas las guías de práctica clínica, debido a sus perfiles de seguridad favorables en comparación con los AHs de primera generación. Se han aprobado varias opciones de sgAH en la indicación de la UCE, aunque sin una clasificación basada en la evidencia en cuanto a su eficacia.

Hay que tener en cuenta algunas limitaciones antes de aplicar los resultados de este análisis a la práctica clínica. En primer lugar, algunos sgAH de uso común, como la acrivastina y la ebastina, no se incluyeron en esta comparación debido a que no se cumplían los criterios de inclusión predefinidos. En segundo lugar, los problemas estadísticos, como la diferencia de unidades y escalas de medición entre los ensayos, la imputación de los datos que faltan y la baja calidad de las pruebas utilizadas para la síntesis, pueden dificultar la fiabilidad y la validez interna de las estimaciones del AMN. Por lo tanto, las pruebas directas de otros estudios comparativos cara a cara bien diseñados siguen siendo de suma importancia.

Lista de antihistamínicos de 4ª generación

Los antagonistas H1, también llamados bloqueadores H1, son una clase de medicamentos que bloquean la acción de la histamina en el receptor H1, ayudando a aliviar las reacciones alérgicas. Los agentes cuyo principal efecto terapéutico está mediado por la modulación negativa de los receptores de histamina se denominan antihistamínicos; otros agentes pueden tener una acción antihistaminérgica pero no son verdaderos antihistamínicos[cita requerida].

En el uso común, el término «antihistamínico» se refiere únicamente a los antihistamínicos H1. Prácticamente todos los antihistamínicos H1 funcionan como agonistas inversos en el receptor H1 de la histamina, a diferencia de los antagonistas neutros, como se creía anteriormente[1][2][3].

Los autores del American College of Chest Physicians Updates on Cough Guidelines (2006) recomiendan que, para la tos asociada al resfriado común, los antihistamínicos-descongestionantes de primera generación son más eficaces que los nuevos antihistamínicos no sedantes. Los antihistamínicos de primera generación incluyen la difenhidramina (Benadryl), la carbinoxamina (Clistin), la clemastina (Tavist), la clorfeniramina (Chlor-Trimeton) y

Generación de bilastina

Los antihistamínicos son una clase de agentes que bloquean la liberación de histamina de los receptores de histamina-1 y se utilizan principalmente para tratar las alergias o los síntomas del resfriado y la gripe, aunque algunos antihistamínicos de primera generación también pueden utilizarse para otras afecciones.

Los receptores de histamina-1 se encuentran en las vías respiratorias, los vasos sanguíneos y el tracto gastrointestinal (estómago y esófago). La estimulación de estos receptores puede dar lugar a afecciones como una erupción o inflamación de la piel, un estrechamiento de las vías respiratorias (broncoconstricción), fiebre del heno o mareo. Los receptores de histamina-1 también se encuentran en el cerebro y la médula espinal, y la estimulación de estos receptores hace que la persona esté más despierta y alerta. Los antihistamínicos sedantes se oponen a los efectos de la histamina en los receptores H1 del cerebro, por lo que provocan sedación y somnolencia.

Ver tambiénCondiciones médicas asociadas a los antihistamínicos:Información adicionalConsulte siempre a su proveedor de atención médica para asegurarse de que la información que aparece en esta página se aplica a sus circunstancias personales.