Ciatica en las dos piernas

Ciática severa no puede caminar

La ciática bilateral es un síntoma de alerta del síndrome de cauda equina. Si los médicos no lo han tenido en cuenta, retrasando el tratamiento del síndrome de cauda equina, podría tener derecho a presentar una reclamación. Póngase en contacto con nosotros para obtener más información.

La ciática unilateral es incómoda, pero no suele ser indicativa de una enfermedad subyacente grave. En cambio, la ciática bilateral es motivo de preocupación, ya que es un “síntoma de alerta” del síndrome de cauda equina.

Si un paciente acude a un centro médico con ciática bilateral y otros síntomas de bandera roja del síndrome de cauda equina, hay que actuar inmediatamente. El síndrome de cauda equina es una emergencia médica porque los nervios pueden resultar irreversiblemente dañados en cuestión de días. Por lo tanto, la cirugía de descompresión es urgente.

Se debe preguntar al paciente por la historia de sus síntomas. A continuación, debe realizarse un examen neurológico para determinar el nivel de disfunción neurológica. Si los resultados de la exploración clínica son compatibles con el síndrome de cauda equina, debe realizarse una resonancia magnética el mismo día o a primera hora del día siguiente. Una vez que las imágenes confirmen el síndrome de cauda equina, el paciente debe someterse a una cirugía de descompresión de urgencia.

Ciática crónica

Los estilos de vida sedentarios e inactivos aumentan el riesgo de desarrollar dolor en la espalda y también pueden retrasar su recuperación. Estar activo durante 30 minutos al día puede suponer una gran diferencia en su salud general y mejorar su dolor.

Las investigaciones sobre la ciática demuestran sistemáticamente que el cumplimiento de las siete reglas de oro del tratamiento del dolor de espalda es lo más importante que puede hacer para aliviar los síntomas y evitar su reaparición.

La ciática rara vez es un signo de un problema grave, aunque el dolor puede ser muy desagradable.  El dolor que se experimenta no significa que se esté produciendo más daño; es más bien un reflejo del hecho de que la raíz nerviosa es muy buena para causar dolor si se irrita.

Recuperación de la debilidad de las piernas por ciática

Nuestro equipo de representantes de acceso dedicado está aquí para ayudarle a concertar una cita con los especialistas que necesita. 212-305-7950Solicitar una cita en líneaServicios de telesaludBuscar un médico

La ciática está causada por la compresión del nervio ciático en la columna lumbar (inferior). El nervio ciático es el mayor nervio del cuerpo. Comienza en la columna lumbar y recorre el glúteo, baja por la parte posterior de la pierna y llega al pie. Cuando la raíz del nervio ciático se comprime en su salida de la médula espinal, los síntomas pueden irradiarse a lo largo de todo el nervio.

Una causa común de ciática es una hernia discal en la columna lumbar. Una hernia discal se produce cuando la parte exterior fibrosa del disco se rompe o desgarra y el núcleo de cartílago blando se hernia hacia fuera. La parte que sobresale del disco puede comprimir la raíz del nervio ciático.

Dolor lumbar que se irradia a ambas piernas

Los síntomas de la ciática pueden ser desde infrecuentes e irritantes hasta graves y debilitantes. Los síntomas dependen de la raíz nerviosa espinal específica que esté irritada y/o comprimida en el origen del nervio ciático. Pueden verse afectadas una o varias raíces nerviosas a la vez.

Por lo general, la ciática afecta a una sola pierna a la vez y los síntomas se irradian desde la parte baja de la espalda o la nalga hasta el muslo y la pierna. La ciática puede causar dolor en la parte delantera, trasera y/o lateral del muslo y la pierna. Algunos de los síntomas más comunes de la ciática son

El dolor de ciática se produce sobre todo cuando las raíces nerviosas se irritan debido a una afección inflamatoria, como una hernia discal o un espasmo muscular pélvico. Si se comprime un nervio, los síntomas suelen ser graves y provocan una marcada debilidad y pérdida de función en la pierna.5

El tratamiento de la ciática se centra en abordar la causa de los síntomas. Es importante consultar a un médico para obtener un diagnóstico correcto, comprobar la posibilidad de un problema médico grave y aplicar un tratamiento eficaz.