Conocimientos que aprendes en clase de mates

geometría

Página ContenidoLa competencia numérica es el conocimiento, las habilidades, los comportamientos y las disposiciones que los estudiantes necesitan para utilizar las matemáticas en una amplia gama de situaciones. Implica reconocer y comprender el papel de las matemáticas en el mundo y tener las disposiciones y capacidades necesarias para utilizar los conocimientos y las destrezas matemáticas con un propósito.

(El número, la medida y la geometría, la estadística y la probabilidad son aspectos comunes de la experiencia matemática de la mayoría de las personas en situaciones cotidianas personales, de estudio y de trabajo. Igualmente importantes son los papeles esenciales que desempeñan el álgebra, las funciones y las relaciones, la lógica, la estructura matemática y el trabajo matemático en la comprensión del mundo natural y humano, y la interacción entre ambos.

Orientación:  Una orientación crítica para interpretar los resultados matemáticos y hacer juicios basados en la evidenciaLos recursos destacan lo que es la aritmética con respecto a cada área de aprendizaje, y esbozan por qué es importante desarrollar las capacidades numéricas de los estudiantes dentro del área de aprendizaje. Las actividades se describen en términos de intenciones de aprendizaje específicas de la asignatura y descriptores de contenido. Se destacan y explican los contenidos y las habilidades numéricas, con especial atención a cómo los vínculos numéricos mejoran los conceptos específicos del área de aprendizaje. Los vínculos directos con el plan de estudios de Victoria: Matemáticas destacan las conexiones entre la actividad y las habilidades y conocimientos matemáticos previamente desarrollados por los alumnos. La VCAA dispone de información detallada sobre las exigencias numéricas del plan de estudios victoriano en la página web

fracción

Si los profesores quieren cubrir un contenido específico, pueden simplemente asignar este contenido para que los estudiantes lo completen y se integrará sin problemas en su flujo de trabajo. Para el profesor que planifica con antelación, su programa de trabajo asignado puede ser fácilmente construido con meses de antelación.

El camino que siguen los estudiantes cubre el plan de estudios completo de temas y habilidades organizados para atender a sus lagunas de conocimiento y necesidades específicas. Los estudiantes también pueden practicar habilidades específicas en una zona de entrenamiento dedicada.

La Zona de Padres permite a los padres ver el progreso de sus hijos en tiempo real desde cualquier dispositivo. Los padres obtienen información sobre los aspectos en los que su hijo está destacando y si necesita ayuda en determinadas habilidades. También se enviarán actualizaciones semanales a los padres para mantenerlos informados de los progresos de sus hijos.

conocimiento de las matemáticas

En el capítulo anterior hemos examinado la enseñanza de las matemáticas. Ahora nos centraremos en lo que se necesita para desarrollar la competencia en la enseñanza de las matemáticas. La competencia en la enseñanza está relacionada con la eficacia: ayudar a los alumnos a aprender contenidos matemáticos que valgan la pena. La competencia también implica versatilidad: ser capaz de trabajar eficazmente con una amplia variedad de estudiantes en diferentes entornos y a través de una gama de contenidos matemáticos.

Enseñar de la forma que se describe en el capítulo 9 es una práctica compleja que recurre a una amplia gama de recursos. A pesar del mito común de que la enseñanza es poco más que sentido común o de que algunas personas han nacido para ser profesores, la práctica docente eficaz puede aprenderse. En este capítulo nos ocupamos de lo que necesitan aprender los profesores y de cómo pueden hacerlo.

En primer lugar, ¿qué hace falta para ser competente en la enseñanza de las matemáticas? Para que sus alumnos desarrollen la competencia matemática, los profesores deben tener una visión clara de los objetivos de la enseñanza y de lo que significa la competencia para el contenido matemático específico que enseñan. Tienen que conocer las matemáticas que enseñan, así como los horizontes de esas matemáticas: a dónde pueden llevar y hacia dónde se dirigen sus alumnos con ellas. Tienen que ser capaces de utilizar sus conocimientos de forma flexible en la práctica para valorar y adaptar los materiales de enseñanza, para representar el contenido de forma honesta y accesible, para planificar y llevar a cabo la instrucción y para evaluar lo que los estudiantes están aprendiendo. Los profesores tienen que ser capaces de escuchar y ver las expresiones de las ideas matemáticas de los alumnos y diseñar

álgebra

En el capítulo anterior hemos examinado la enseñanza de las matemáticas. Ahora nos centraremos en lo que se necesita para desarrollar la competencia en la enseñanza de las matemáticas. La competencia en la enseñanza está relacionada con la eficacia: ayudar a los alumnos a aprender contenidos matemáticos que valgan la pena. La competencia también implica versatilidad: ser capaz de trabajar eficazmente con una amplia variedad de estudiantes en diferentes entornos y a través de una gama de contenidos matemáticos.

Enseñar de la forma que se describe en el capítulo 9 es una práctica compleja que recurre a una amplia gama de recursos. A pesar del mito común de que la enseñanza es poco más que sentido común o de que algunas personas han nacido para ser profesores, la práctica docente eficaz puede aprenderse. En este capítulo nos ocupamos de lo que necesitan aprender los profesores y de cómo pueden hacerlo.

En primer lugar, ¿qué hace falta para ser competente en la enseñanza de las matemáticas? Para que sus alumnos desarrollen la competencia matemática, los profesores deben tener una visión clara de los objetivos de la enseñanza y de lo que significa la competencia para el contenido matemático específico que enseñan. Tienen que conocer las matemáticas que enseñan, así como los horizontes de esas matemáticas: a dónde pueden llevar y hacia dónde se dirigen sus alumnos con ellas. Tienen que ser capaces de utilizar sus conocimientos de forma flexible en la práctica para valorar y adaptar los materiales de enseñanza, para representar el contenido de forma honesta y accesible, para planificar y llevar a cabo la instrucción y para evaluar lo que los estudiantes están aprendiendo. Los profesores tienen que ser capaces de escuchar y ver las expresiones de las ideas matemáticas de los alumnos y diseñar