Cosas que no pueden comer las embarazadas

Cosas que no pueden comer las embarazadas

38 semanas de embarazo: qué comer y qué evitar

Comer bien y realizar una actividad física moderada durante el embarazo es importante para usted y su bebé. Las necesidades nutricionales son mayores durante el embarazo. Satisfacer estas necesidades ayuda a proteger su salud a largo plazo y la de su bebé.

Hay pruebas de que el consumo de cafeína puede afectar al crecimiento del bebé durante el embarazo. La cafeína se encuentra de forma natural en el té, el café y el chocolate, y está presente en muchas bebidas de cola. Limite el consumo de bebidas con cafeína durante el embarazo. No tomes más de seis tazas de té o café instantáneo (o tres cafés tipo espresso «individuales» o un café tipo espresso «doble») al día.

Limite los refrescos, las aguas aromatizadas, las bebidas de frutas, los cordiales y las bebidas dietéticas porque tienen pocos nutrientes y pueden tener un alto contenido de azúcar. No se recomiendan las bebidas energéticas ni los chupitos porque pueden contener altos niveles de cafeína y otros ingredientes no recomendados para las mujeres embarazadas.

Muchas comidas rápidas, comidas para llevar y aperitivos procesados tienen un alto contenido en grasa, sal y/o azúcar. Se trata de alimentos como el pescado y las patatas fritas, el pollo frito, las hamburguesas, las tartas, las barritas de chocolate, las barritas de muesli, las patatas fritas, los caramelos, los cueros de fruta, los refrescos y las bebidas gaseosas. Limite el consumo de estos alimentos y bebidas. Considera la posibilidad de comer alimentos como el pollo frito, las hamburguesas y las tartas sólo si están recién hechos, bien cocinados y se sirven bien calientes (consulta la sección Seguridad alimentaria en el embarazo).

Los 30 mejores alimentos que hay que evitar durante el embarazo

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

El embarazo es una época llena de alegría y también de muchos sacrificios. Al ser responsable de otro ser humano durante estos nueve meses, se le recomienda pecar de precavida para mantenerse a sí misma y a su pequeño saludable.

¿Significa esto que tienes que despedirte de todo lo que te gusta cuando el test de embarazo da positivo? No, pero tendrás que hacer algunos cambios. Aquí tienes una guía completa de todo lo que debes evitar durante el embarazo (y lo que puedes hacer en su lugar).

Tu bebé se alimenta básicamente de lo que tú comes, así que es importante mantener una dieta equilibrada durante el embarazo para garantizar que recibe todos los nutrientes que necesita para crecer. Además de comer de forma saludable, hay algunos alimentos y bebidas que deben evitarse.

8 bebidas que debe evitar durante el embarazo

Los cambios en el sistema inmunitario de las mujeres embarazadas suponen un mayor riesgo para ellas mismas, sus hijos no nacidos y sus recién nacidos de contraer enfermedades transmitidas por los alimentos. Estas enfermedades pueden agravarse durante el embarazo y provocar un aborto o un parto prematuro. Algunas enfermedades de origen alimentario, como la Listeria y el Toxoplasma gondii, pueden infectar al feto aunque la madre no se sienta enferma. Por eso los médicos proporcionan a las mujeres embarazadas directrices específicas sobre los alimentos que deben y no deben comer.

Las mujeres embarazadas o que puedan quedarse embarazadas -así como las madres lactantes y los padres de niños pequeños- deben tomar decisiones informadas en lo que respecta al marisco. El pescado es una fuente de proteínas de alta calidad, minerales y vitaminas que son beneficiosas para la salud en general. Sin embargo, es importante elegir un pescado que sea seguro de comer y que ofrezca beneficios para la salud. Siga los consejos de la FDA y la EPA sobre el consumo de pescado utilizando esta tabla y una serie de preguntas y respuestas frecuentes para elegir opciones saludables y seguras.

5 frutas que hay que evitar durante el embarazo

Un patrón de alimentación saludable es muy importante durante el embarazo. Una buena nutrición desempeña un papel fundamental en la salud de la madre y del bebé. Como futura mamá, tus necesidades de nutrientes son mayores que antes de la concepción. Sin embargo, los principios generales de una buena nutrición -variedad, equilibrio y moderación- siguen siendo válidos durante el embarazo. Este recurso le ayudará a aprender a comer de forma saludable durante el embarazo, lo que incluye cómo elegir una variedad de alimentos saludables, mantener un aumento de peso saludable durante el embarazo y mantenerse a salvo de los alimentos.

Haga clic aquí para descargar Una dieta equilibrada: lo que necesita una futura mamá Llevar una dieta equilibrada antes, durante y después del embarazo es una parte de la buena salud. Esta sección cubre los nutrientes clave que necesitan las mujeres embarazadas y dónde encontrarlos.CaloríasLas necesidades de calorías (también conocidas como energía para el cuerpo) aumentan durante el embarazo. Pero «comer por dos» sólo requiere 340 calorías adicionales durante el segundo trimestre y 500 calorías en el tercer trimestre. El primer trimestre no requiere ninguna caloría adicional.Elige alimentos y bebidas que sean «densos en nutrientes». Esto significa que son buenas fuentes de los componentes básicos que tu cuerpo necesita. Los alimentos densos en nutrientes están llenos de vitaminas, minerales y otros nutrientes. Coma alimentos variados de los cinco grupos de alimentos. Entre ellos están los cereales, las verduras, las frutas, los lácteos y la carne y las legumbres. Así te asegurarás de que tanto tú como tu bebé en crecimiento recibís los nutrientes que necesitáis.Tus necesidades de nutrientes y calorías son mayores si llevas más de un bebé. Habla con tu médico sobre qué y cuánto comer.