Efectos de la radiofrecuencia

Efectos de la radiofrecuencia

Límites de exposición a las radiofrecuencias

Con el rápido desarrollo de la información electrónica en los últimos 30 años, los logros técnicos basados en el electromagnetismo se han utilizado ampliamente en diversos campos relacionados con la producción y la vida humana. En consecuencia, la radiación electromagnética (RME) se ha convertido en una nueva fuente de contaminación sustancial en la civilización moderna. Los efectos biológicos de las RME han atraído una atención considerable en todo el mundo. La posible interacción de las RME con los órganos humanos, especialmente con el cerebro, es actualmente el tema en el que se centra la mayor atención. Muchos estudios han demostrado que el sistema nervioso es un importante sistema de órganos sensibles a los RME. En los últimos años, un número creciente de estudios se ha centrado en los efectos neurobiológicos de los REM, incluyendo el metabolismo y el transporte de los neurotransmisores. Como mensajeros de la transmisión sináptica, los neurotransmisores desempeñan un papel fundamental en el comportamiento cognitivo y emocional. Aquí se resumen los efectos de los REM sobre el metabolismo y los receptores de los neurotransmisores en el cerebro.

Efectos nocivos de las ondas de radio en el medio ambiente

El espectro electromagnético consta de una gama de frecuencias y longitudes de onda que definen sus efectos biológicos. Un lado de este espectro son las radiaciones ionizantes, y el otro lado son las radiaciones no ionizantes.1 Aunque la naturaleza de las radiaciones ionizantes y no ionizantes es similar, pero, tienen efectos diferentes en los tejidos vivos. Las radiaciones ionizantes, incluidos los rayos X y gamma, pueden tener efectos directos e indirectos, que acaban provocando cambios químicos en las moléculas de los tejidos.2,3 Los campos electromagnéticos de alta frecuencia (CEM) tienen efectos térmicos y no térmicos,4 y este tipo de radiación forma parte de la vida actual, especialmente en la industria de las comunicaciones.

Los teléfonos móviles de diferentes generaciones utilizan diferentes anchos de banda, desde 800 a 3000 MHz, y los routers Wi-Fi utilizan comúnmente CEM de 2,4 GHz.5,6 Las nuevas generaciones de vehículos de comunicación pueden emplear diferentes frecuencias.6 Sin embargo, la literatura indica que la respuesta biológica a las diferentes frecuencias y otras propiedades físicas, incluyendo la tasa de absorción específica (SAR), podrían ser disímiles7 que abordan la necesidad de continuar la investigación científica para monitorear sus efectos biológicos. Además, los mecanismos exactos de los efectos de los CEM aún no son precisos. Asimismo, el creciente uso de las radiaciones ionizantes y no ionizantes en la vida cotidiana en campos como el diagnóstico y el tratamiento de diferentes enfermedades puede alterar el tejido y la función renal, lo que se observa en forma de cambios en los niveles séricos de nitrógeno ureico en sangre (BUN) y creatinina (Cr). A la larga, estos cambios pueden conducir a resultados adversos para la salud, como la enfermedad renal crónica. Teniendo en cuenta esta consideración, debemos evaluar los efectos de los CEM y sus interacciones con otros agentes en diferentes órganos del cuerpo.

Efectos de la exposición a la radiofrecuencia sobre la salud

El informe del Grupo Consultivo Independiente sobre Radiaciones No Ionizantes (AGNIR) examina las pruebas científicas sobre la exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia, producidos por las tecnologías de telefonía móvil y otros dispositivos inalámbricos, así como por los transmisores de televisión y radio.

Para ayudarnos a mejorar GOV.UK, nos gustaría saber más sobre su visita de hoy. Le enviaremos un enlace a un formulario de comentarios. Sólo tardarás 2 minutos en rellenarlo. No te preocupes, no te enviaremos spam ni compartiremos tu dirección de correo electrónico con nadie.

Fuentes comunes de exposición a la radiación de ondas de radio

La radiación es la emisión (envío) de energía desde cualquier fuente. Los rayos X son un ejemplo de radiación, pero también lo son la luz que proviene del sol y el calor que desprende constantemente nuestro cuerpo.

La siguiente ilustración del espectro electromagnético muestra todas las frecuencias posibles de la energía electromagnética. Va desde frecuencias extremadamente bajas (como las de las líneas eléctricas) hasta frecuencias extremadamente altas (rayos X y gamma), e incluye tanto la radiación no ionizante como la ionizante.

La radiación de radiofrecuencia (RF), que incluye las ondas de radio y las microondas, se encuentra en el extremo de baja energía del espectro electromagnético. Es un tipo de radiación no ionizante. Las radiaciones no ionizantes no tienen suficiente energía para eliminar los electrones de un átomo. La luz visible es otro tipo de radiación no ionizante.  La radiación de radiofrecuencia tiene menos energía que otros tipos de radiación no ionizante, como la luz visible y los infrarrojos, pero tiene más energía que la radiación de frecuencia extremadamente baja (FEB).

Algunas personas pueden tener una exposición significativa a la RF como parte de su trabajo. Esto incluye a las personas que mantienen las torres de antena que emiten señales de comunicación y a las personas que utilizan o mantienen equipos de radar.