Ejercicios para personas con discapacidad intelectual

Ejercicios para personas con discapacidad intelectual

Actividades para la discapacidad intelectual

Fig. 4Figura de SPIRIT que muestra el programa de intervenciones, la inscripción y las evaluacionesImagen a tamaño completoDurante las evaluaciones de referencia, se obtendrá información personal relativa a la edad; el sexo; el nivel de DI; la etiología de la DI; la forma de vida; la educación; la medicación, los hábitos de consumo de tabaco y alcohol; los ingresos brutos anuales del hogar.Todas las pruebas se llevarán a cabo durante la mañana a una temperatura ambiente de 22-24 °C y una humedad física relativa entre el 55 y el 65%. Los participantes estarán en ayunas durante al menos 3 horas antes de la visita programada. Además, se pedirá a los participantes que no consuman alcohol, cafeína (café, refrescos, té, chocolate, etc.) ni medicación vasoactiva durante las 12 horas previas a la visita a la prueba, ni que hagan ejercicio durante al menos 24 horas antes de la visita al laboratorio.Medición del resultado primario

Para evaluar la capacidad aeróbica máxima, los participantes realizarán una prueba de ejercicio cardiopulmonar en un ergómetro de bicicleta precalibrado (Excalibur, Lode, Groningen, Países Bajos), pedaleando a 50-60 rpm. Tras un período de 1 minuto de ciclismo a 0 W, los participantes seguirán un protocolo de rampa de 10 W/min hasta el agotamiento. El esfuerzo máximo de la prueba se considerará cuando el participante alcance una meseta en la FC o una relación de intercambio respiratorio (RER) ≥ 1,1 o en el agotamiento volitivo.

Actividades virtuales para adultos con discapacidad intelectual

La prevalencia de personas con discapacidad intelectual (DI) es del 3% en el mundo11. Maulik PK, Mascarenhasc MN, Mathers CD, Dua T, Saxena S. Prevalencia de la discapacidad intelectual: Un meta-análisis de estudios basados en la población. Res Dev Disabil 2011;32(2):419-436. DOI:10.1016/j.ridd.2010.12.018https://doi.org/10.1016/j.ridd.2010.12.0…

. Debido a la alta prevalencia en Brasil y el aumento de la esperanza de vida de las personas con DI en los últimos años, la salud de este grupo se ha establecido en las políticas de salud pública33. Surjus LT, Campos RT. Interfaz entre Discapacidad Intelectual y Salud Mental: revisión hermenéutica. Rev Saude Publica 2014;48(3):532-540. DOI: 10.1590/S0034-8910.2014048004711https://doi.org/10.1590/S0034-8910.20140…

. Como resultado, ha habido un aumento en las condiciones de vida de las personas con DI, incluyendo una rutina regular de actividad física. Sin embargo, el número de personas sedentarias con DI sigue siendo elevado, siendo un 10% superior al de la población general44. Dixon-Ibarra A, Lee M, Dugala A. Actividad física y comportamiento sedentario en adultos mayores con discapacidad intelectual: un estudio comparativo. Adapt Phys Activ Q 2013;30(1):11-19.. Una de las razones es el desconocimiento de los profesionales de la educación física sobre los beneficios de los programas de actividad física y las estrategias de intervención recomendadas para esta población.La DI se caracteriza por limitaciones significativas en la función intelectual (por ejemplo, el razonamiento, el aprendizaje y la resolución de problemas) y el comportamiento adaptativo, que abarca una serie de habilidades sociales y prácticas cotidianas55. Carmeli E, Imam B, Bachar A, Merrick J. Inflamación y estrés oxidativo como biomarcadores de envejecimiento prematuro en personas con discapacidad intelectual. Res Dev Disabil 2012;33(2):369-475. DOI: 10.1016/j.ridd.2011.10.002https://doi.org/10.1016/j.ridd.2011.10.0…

Actividades físicas para alumnos con necesidades especiales

Explorar activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Los niños con discapacidades intelectuales (que pueden incluir el síndrome de Down, el síndrome del cromosoma X frágil y otros retrasos o discapacidades cognitivas) necesitan actividad física al igual que sus compañeros de desarrollo típico. El deporte puede ayudar a fomentar la confianza de los niños y a que conozcan a otros niños de la comunidad (y viceversa). En el caso de los niños con síndrome de Down, en particular, la condición física cardiovascular es fundamental para mejorar su salud. Los adolescentes con síndrome de Down tienen entre dos y tres veces más probabilidades de ser obesos que sus compañeros sin síndrome de Down.

Los niños con síndrome de Down pueden enfrentarse a retos que dificultan el ejercicio, como la falta de visión y equilibrio, el bajo tono muscular y la hiperflexibilidad. Entre el 10 y el 20 por ciento de las personas con síndrome de Down tienen inestabilidad atlantoaxial o IAA, una desalineación de dos vértebras del cuello. Esta afección se diagnostica mediante una radiografía de control. Los médicos pueden recomendar algunas restricciones de ejercicio en personas con AAI debido al riesgo de lesión de la médula espinal.

Actividad física para personas con discapacidad

Todo el mundo necesita actividad física para gozar de buena salud. Sin embargo, menos de la mitad de los adultos estadounidenses con serias dificultades para caminar o subir escaleras (discapacidades de movilidad) afirman realizar actividad física aeróbica.1 Para los que son activos, caminar es la actividad física más común.1 Sin embargo, los adultos con discapacidades informan de más barreras ambientales para caminar que los que no tienen discapacidades.2 A continuación se presentan algunas formas en que las personas con discapacidades pueden mantenerse activas y saludables.

La actividad física desempeña un papel importante en el mantenimiento de la salud, el bienestar y la calidad de vida. Según las Directrices de Actividad Física para los Estadounidenses, 2ª ediciónpdf icono externo, la actividad física puede ayudar a controlar el peso, mejorar la salud mental y reducir el riesgo de muerte prematura, enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer. La actividad física también puede mejorar la salud mental al reducir la depresión y la ansiedad. En el caso de las personas con discapacidad, la actividad física puede contribuir a las actividades de la vida diaria y a la independencia.