Encías inflamadas niños 7 años

Encías inflamadas niños 7 años

Niño con encías inflamadas alrededor de un diente flojo

Un absceso es una infección localizada que puede producirse en cualquier parte del cuerpo y suele aparecer como una hinchazón con pus. Los abscesos se producen como parte del intento del sistema inmunitario de combatir la infección. Imagínese que está compartiendo un bol de palomitas con su hijo en la noche de cine, y una cáscara de palomita se aloja entre su diente y el tejido de la encía. Si no se retira, la encía podría infectarse y formar un absceso.

Cuando un niño desarrolla un absceso en la encía, puede experimentar dolor en la parte afectada del tejido gingival debido a la presión del pus atrapado. Este dolor puede extenderse a la oreja, el cuello y la mandíbula y empeorar al acostarse. El absceso puede causar enrojecimiento o hinchazón en la cara, y las encías pueden tener un aspecto brillante, hinchado y rojo. Su hijo también puede quejarse de un mal sabor de boca, o usted puede notar que su aliento huele mal.

Si crees que tu hijo tiene un absceso en las encías, llévalo al dentista de inmediato. Un absceso en las encías no desaparece por sí solo y, si no se trata, el absceso puede dañar los dientes y huesos circundantes. La infección puede incluso extenderse más allá de las encías, lo que puede provocar problemas de salud más graves.

La dentición de los niños con encías inflamadas

La razón principal de la inflamación de las encías en los niños es la presencia de bacterias en la boca. La mejor manera de combatir estas bacterias y prevenir esta afección es utilizar el hilo dental y cepillarse los dientes con regularidad.

En los niños, las bacterias empiezan a desarrollarse en la boca en cuanto les sale el primer diente. Por eso es importante mantener la higiene bucal. Si eres padre o madre primerizos, asegúrate de reservar una cita con tu dentista en los primeros seis meses de la dentición.

Además de una mala higiene bucal, hay otras razones que explican la inflamación de las encías en los niños. En primer lugar, una mala alimentación puede provocar complicaciones dentales como la inflamación de las encías. La solución a este problema es dar una dieta equilibrada a tus hijos.

Otra cosa que causa la hinchazón de las encías es la enfermedad de las encías. Cuando no se tratan las bacterias orales, pueden dañarse las encías y los maxilares. El efecto posterior es el dolor y la inflamación de las encías. Hay dos tipos de enfermedad de las encías: la gingivitis, que es leve, y la periodontitis, que es grave.

Por último, tener la boca seca puede provocar la inflamación de las encías. Esto se debe a que la saliva impide el desarrollo de las bacterias en la boca. Cuando falta, las bacterias prosperan. Algunas de las razones que explican la sequedad bucal son la deshidratación, algunos medicamentos y otras afecciones subyacentes.

Infección de las encías del niño

El primer molar adulto erupciona entre los 6 y 7 años de edad, comúnmente llamado «molar de los 6 años» o «primeros molares» y representan un nuevo crecimiento, lo que significa que no sustituyen a ningún diente de leche.    Estos primeros molares ayudan a determinar la forma de la cara inferior y afectan a la posición y la salud de los demás dientes permanentes.

La mayoría de las veces, el nuevo diente aparecerá sin complicaciones. Sin embargo, a veces puede producirse una infección. Si notas que hay pus blanco alrededor del diente, una irritación que dura más de una semana o si tu hijo tiene fiebre, acude al médico.

Es posible que su hijo no quiera comer alimentos sólidos o duros mientras tenga la encía dolorida. Ofrecerle alimentos blandos y fríos puede ayudar a minimizar el dolor de su hijo mientras su diente atraviesa la encía. El puré de patatas y las sopas son buenas opciones de comida.

Los molares de 6 años suelen ser los primeros dientes que se cagan en la edad adulta. Enseñar a tu hijo unos hábitos de higiene dental adecuados puede ayudarle a mantener una boca sana durante toda su vida.  Estos son algunos buenos hábitos dentales que puedes enseñar a tu hijo:

Remedio casero para las encías inflamadas de los niños

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico o de otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.