Endometriosis en la vejiga

Endometriosis en la vejiga

¿es grave la endometriosis vesical?

La endometriosis es una enfermedad cuyas causas aún no están claras, que afecta aproximadamente al 15% de las mujeres en edad reproductiva, y en el 1%-2% de las cuales puede afectar a las vías urinarias. La vejiga es el órgano más frecuentemente afectado por la endometriosis, observándose alrededor del 85% de los casos. En estos casos, el tratamiento más eficaz es la cistectomía parcial, especialmente mediante videolaparoscopia.

Para identificar y delimitar la extensión de la lesión de endometriosis intravesical, determinar los límites de resección, así como realizar una óptima reconstrucción del órgano buscando su máxima preservación, realizamos una cistoscopia simultánea a la cirugía, empleando una técnica modificada de luz a luz en 25 pacientes consecutivos, desde septiembre de 2006 hasta mayo de 2012.

Estudio realizado en el Centro Médico de Campinas – Campinas – Sao Paulo – Brasil.Participantes/materiales, escenario y métodos: Fueron seleccionadas para el estudio pacientes de 27 a 47 años (edad media: 33,4 años) con endometriosis profunda con afectación total de la vejiga. La técnica utilizada fue laparoscopia convencional con manipulador uterino transvaginal y cistoscopia simultánea (técnica de luz a luz). Se realizó una cistectomía parcial videolaparoscópica con reconstrucción vesical asistida por cistoscopia durante todo el tiempo quirúrgico. Las lesiones tenían un tamaño medio de 2,75 cm (con un rango de 1,5 a 5,5 cm). El tiempo quirúrgico medio fue de 137,7 minutos, con un rango de 110 a 180 minutos.

Cómo tratar la endometriosis vesical

La endometriosis intestinal y la de la vejiga son dos de las formas de endometriosis que más se diagnostican erróneamente. Esto se debe a que muchos de sus respectivos síntomas parecen casi idénticos a los de otras afecciones, como la apendicitis aguda, la enfermedad inflamatoria intestinal, el síndrome del intestino irritable, la cistitis intersticial y la enfermedad celíaca, por nombrar algunas. Para complicar aún más las cosas, estas otras enfermedades pueden coexistir con la endometriosis. Para ayudar a aclarar esta confusión clínica, hemos recopilado el siguiente resumen para ayudarte a reconocer los síntomas de la endometriosis vesical y/o intestinal de los de otros trastornos.

La endometriosis vesical se produce cuando crecen células similares a las del endometrio en las paredes de la vejiga o a través de ellas. Los síntomas suelen ser inespecíficos, por lo que a veces el diagnóstico es difícil. Sin embargo, los síntomas más comunes son micción frecuente, dolor al orinar, urgencia urinaria y retención de orina. En raras ocasiones, las pacientes pueden tener orina con sangre durante la menstruación. Aunque estos síntomas pueden producirse sólo durante el ciclo menstrual, muchas pacientes los experimentan de forma crónica, en cualquier momento del mes.

La endometriosis en los síntomas de la vejiga

Las mujeres con endometriosis del tracto urinario presentan pocos o ningún síntoma. Algunas presentan infertilidad. Otras experimentan urgencia, frecuencia, dolor al orinar, en el flanco o la espalda, infecciones urinarias recurrentes. Algunas mujeres ven sangre en la orina en los momentos de la menstruación. Otras mujeres cuentan que se han sometido a una intervención quirúrgica, incluida una histerectomía por endometriosis, muchos años antes.

Al igual que la endometriosis intestinal, el diagnóstico de la endometriosis del tracto urinario requiere una historia clínica cuidadosa y una exploración física exhaustiva. La detección de un «nódulo» sensible en la parte superior de la vagina adyacente a la vejiga es poco frecuente.

La ecografía puede mostrar la presencia de un «nódulo» en la vejiga. La TC y la RX pueden diagnosticar una obstrucción ureteral y/o un riñón inflamado. La cistoscopia y la laparoscopia son fundamentales para la evaluación de la endometriosis del tracto urinario.

Las opciones de tratamiento suelen seguir los mismos principios descritos en el folleto CARE Endometriosis. Aunque la terapia médica es eficaz para aliviar el dolor, los síntomas suelen reaparecer una vez finalizado el tratamiento.

Cómo se diagnostica la endometriosis vesical

La endometriosis del tracto urinario consiste en glándulas y estroma similares al endometrio en la vejiga, los uréteres o los riñones, o alrededor de ellos. Hasta en un 20-50% de las personas con endometriosis pélvica, ésta se encuentra cerca de la vejiga y los uréteres. La endometriosis que crece directamente en el músculo de la vejiga o en el uréter se produce con menos frecuencia, sólo en un 1-6% de los casos. Los síntomas asociados a la endometriosis del tracto urinario pueden ser relativamente inespecíficos, lo que dificulta el diagnóstico.

El tracto urinario está formado por los riñones izquierdo y derecho, que se conectan a la vejiga en la pelvis mediante un tubo largo llamado uréter (imagen 1). Cada riñón tiene el tamaño aproximado de un puño cerrado. Funcionan como nuestro sistema de filtración de la sangre para eliminar las sustancias potencialmente dañinas y los desechos mediante la formación de orina líquida. La orina viaja desde los riñones hacia abajo a través de cada uno de los uréteres tubulares, donde se almacena en la vejiga, para ser expulsada a su conveniencia a través de la uretra. La endometriosis puede tener efectos directos e indirectos en todas las estructuras anatómicas de la pelvis y, como consecuencia, provocar diversos síntomas.