Faringitis viral vs bacteriana

Faringitis viral vs bacteriana

Tratamiento de la faringitis estreptocócica viral

El médico suele diagnosticar la faringitis examinando la garganta. Una prueba de laboratorio del líquido de la garganta mostrará que las bacterias (como el estreptococo del grupo A, o estreptococo) no son la causa del dolor de garganta.Tratamiento

No existe un tratamiento específico para la faringitis vírica. Puede aliviar los síntomas haciendo gárgaras con agua salada tibia varias veces al día (utilice media cucharadita o 3 gramos de sal en un vaso de agua tibia). Tomar medicamentos antiinflamatorios, como el paracetamol, puede controlar la fiebre. El uso excesivo de pastillas o sprays antiinflamatorios puede empeorar el dolor de garganta.Es importante NO tomar antibióticos cuando el dolor de garganta se debe a una infección vírica. Los antibióticos no ayudarán. En el caso de algunos dolores de garganta (como los causados por la mononucleosis infecciosa), los ganglios linfáticos del cuello pueden inflamarse mucho. El médico puede recetar medicamentos antiinflamatorios, como la prednisona, para tratarlos.Perspectiva (pronóstico)

Faringitis vírica

El dolor de garganta es una dolencia muy común por la que los niños y adolescentes buscan atención médica. La faringitis está causada principalmente por bacterias y virus. Al evaluar a un paciente con dolor de garganta, es importante diferenciar la faringitis causada por el estreptococo del grupo A (GAS) de la causada por otros patógenos. El SGA es la causa más común de faringitis que se puede tratar con antibióticos. Durante el invierno, aproximadamente el 15-25% de todos los casos de faringitis en niños se deben a una infección estreptocócica. En los adultos, esta cifra se aproxima al 10%. Es importante determinar la causa porque el tratamiento de la faringitis por GAS conduce a una curación clínica más rápida y disminuye la transmisión del GAS a otras personas. El tratamiento de la faringitis por SGA también puede prevenir las complicaciones supurativas y no supurativas. Las complicaciones supurativas son las que se producen poco después de la infección inicial (sin ningún periodo de latencia) e incluyen abscesos periamigdalinos y retrofaríngeos, otitis media aguda, adenitis cervical y sinusitis bacteriana aguda. Las complicaciones no supurativas se producen después de un periodo de latencia de algunas semanas e incluyen la glomerulonefritis postestreptocócica y la fiebre reumática aguda (FRA). En los adultos, la importancia del tratamiento para prevenir las complicaciones no supurativas es menos urgente. Una excepción es la de los dormitorios militares o universitarios, donde se han notificado brotes.

Síntomas de la faringitis viral

¿Qué es? El dolor de garganta, también llamado infección de garganta o faringitis, es una inflamación dolorosa de la parte posterior de la garganta (faringe). La faringitis puede afectar a algunas o a todas estas partes de la garganta: La causa más común del dolor de garganta es la infección por una bacteria o un virus.

Regístrese para recibir consejos para llevar un estilo de vida saludable, con formas de combatir la inflamación y mejorar la salud cognitiva, además de los últimos avances en medicina preventiva, dieta y ejercicio, alivio del dolor, control de la presión arterial y el colesterol, y mucho más.

Faringitis frente a amigdalitis

Dado que las bacterias desarrollan rápidamente resistencia a los antibióticos, es cada vez más importante que conozcamos la distinción, ya que los virus no pueden tratarse con antibióticos, ni las bacterias con antivirales.

A nivel biológico, la principal diferencia es que las bacterias son células de vida libre que pueden vivir dentro o fuera de un cuerpo, mientras que los virus son un conjunto de moléculas no vivas que necesitan un huésped para sobrevivir.

Muchas bacterias nos ayudan: viven en nuestro intestino digiriendo y ayudando a la absorción de nuestros alimentos, fijando el nitrógeno y descomponiendo los materiales orgánicos del suelo. Del mismo modo, no todos los virus son malos: ahora sabemos que también hay virus beneficiosos presentes en nuestro intestino, piel y sangre que pueden eliminar bacterias indeseables y virus más peligrosos.

Pero no todos los microorganismos existen en armonía con nosotros. Los patógenos son un subconjunto de microorganismos que pueden causar enfermedades y que incluyen representantes de bacterias, hongos, virus, helmintos y protozoos.

Hay dos tipos de bacterias: Gram-negativas y Gram-positivas. La diferencia clave es la presencia de una membrana externa adicional en las bacterias Gram negativas. Se trata básicamente de una línea de defensa adicional que dificulta la penetración de los antibióticos, lo que hace que las bacterias Gram negativas sean más difíciles de matar y más propensas a desarrollar resistencia.