Fiebre en los niños cuando preocuparse

Fiebre en los niños cuando preocuparse

fiebre infantil cuándo acudir al hospital australia

La fiebre es muy común, especialmente en los niños pequeños. Cada año, alrededor de tres de cada diez padres acuden al médico porque su hijo tiene fiebre. Cuando tu hijo está enfermo y tiene fiebre, puede ser molesto y preocupante, pero hay cosas que puedes hacer para ayudarle a sentirse mejor.

La fiebre suele estar causada por algún tipo de infección y suele mejorar por sí sola. Pero a veces puede ser un signo de una infección más grave. Por eso es importante saber cómo controlar y tratar la fiebre de tu hijo, y cuándo pedir ayuda médica.

Si tu hijo tiene fiebre, tendrá una temperatura corporal de 38 °C o más. Es posible que se sienta o se vea mal en general y que no esté tan activo ni comprometido como de costumbre. Puede que no quiera comer ni beber.

La temperatura de tu hijo no siempre indica la gravedad de su enfermedad. A veces, las enfermedades leves pueden causar una temperatura muy alta, mientras que algunas infecciones graves pueden causar sólo un pequeño aumento de la temperatura. Además de la temperatura alta de tu hijo, puedes notar otros síntomas de una infección, como:

el niño tiene fiebre pero se encuentra bien

A lo largo de la vida de su hijo, uno de los problemas más comunes y preocupantes que pueden surgir es la fiebre. Ya sabe cómo empiezan los signos: escalofríos, el cuerpo más caliente y las mejillas sonrojadas; pero ¿qué significa la fiebre de su hijo?

Independientemente de lo bien o mal que se encuentre tu hijo, la fiebre puede ser una señal de que algo no va del todo bien. Cuando aparece la fiebre, significa que el cuerpo de tu hijo está reaccionando a una infección o a un virus; ¡la fiebre es una señal de que el cuerpo de tu hijo está luchando! Aunque la fiebre es un signo de que el cuerpo sano está reaccionando a la enfermedad, definitivamente puede hacer que su hijo se sienta mal.

Especialmente para nuestros pacientes más jóvenes, que no pueden decir fácilmente que les duele o que se sienten mal, la fiebre es un claro indicador de que están experimentando enfermedad o dolor. Incluso cuando los niños envejecen, la fiebre, combinada con otros síntomas, puede ser peligrosa y debe ser atendida rápidamente por un médico.

Pero la pregunta sigue siendo: ¿qué hago con la fiebre de mi hijo? Con nuestra sencilla guía a continuación, le ayudamos a navegar por los altibajos de la fiebre, y cómo reaccionar en el camino. Como siempre, póngase en contacto con su pediatra para obtener consejos médicos específicos para su hijo. Para obtener una guía general sobre la temporada de gripe y resfriados, siga la siguiente guía:

fiebre sin otros síntomas en el niño covid

El cuerpo tiene varias formas de mantener la temperatura corporal normal. Los órganos que participan en la regulación de la temperatura son el cerebro, la piel, los músculos y los vasos sanguíneos. El cuerpo responde a los cambios de temperatura de la siguiente manera:

Cuando su hijo tiene fiebre, el cuerpo funciona de la misma manera para controlar la temperatura. Pero ha reajustado temporalmente su termostato a una temperatura más alta. La temperatura aumenta por varias razones:

La fiebre no es una enfermedad. Es un síntoma, o señal, de que el cuerpo está luchando contra una enfermedad o infección.  La fiebre estimula las defensas del cuerpo, enviando glóbulos blancos y otras células «luchadoras» para combatir y destruir la causa de la infección.

Los síntomas de la fiebre pueden parecerse a los de otras enfermedades. Según la Academia Americana de Pediatría, si su hijo tiene menos de 3 meses de edad y tiene una temperatura de 38 °C o más, debe llamar inmediatamente a su pediatra. Si no está seguro, consulte siempre al profesional sanitario de su hijo para obtener un diagnóstico.

cómo bajar la fiebre en el niño de forma natural

Share this on:La fiebre puede ser algo aterrador para los padres. Ver sufrir a tus hijos -seas padre o madre primerizo- nunca es fácil. Y cuando están enfermos con fiebre, a veces no sabes qué hacer ni dónde acudir.

Independientemente de lo que marque el termómetro, hay varios factores que debes tener en cuenta antes de llamar al pediatra de tu hijo o de acudir a un centro de atención urgente o a urgencias. La edad del niño, los síntomas y la lectura de la temperatura determinan los siguientes pasos. Entender por qué se producen las fiebres y qué hay que tener en cuenta le ayudará a sentirse más preparado para manejar la siguiente.

La temperatura corporal media de su hijo es de 98,6 grados Fahrenheit. Esta temperatura puede fluctuar a lo largo del día y oscilar entre los 97,4 y los 99,6 grados Fahrenheit. Cuando la temperatura se eleva por encima de los 99 grados Fahrenheit, es la forma natural de su cuerpo de combatir una infección. El sistema inmunitario de tu hijo libera sustancias químicas cuando hay una infección, lo que eleva su temperatura interna. Esto no indica necesariamente una situación grave. Al igual que la ausencia de fiebre no significa necesariamente que no haya un problema.