Hipotonia muscular infantil ejercicios

Hipotonia muscular infantil ejercicios

Síntomas de un bebé con bajo tono muscular

Hipotonía es el término médico para referirse a un tono muscular anormalmente bajo, a veces también denominado síndrome del bebé flácido. Normalmente, incluso los músculos relajados tienen una pequeña cantidad de contracción que les da una sensación de elasticidad y proporciona cierta resistencia al movimiento pasivo. No es lo mismo que la debilidad muscular, aunque la hipotonía y la debilidad pueden ir a menudo de la mano. El tono muscular está regulado por señales que viajan del cerebro a los nervios y que indican a los músculos que se contraigan. La hipotonía no afecta a la inteligencia. La terapia pediátrica ayuda a los niños a superar la hipotonía; el tratamiento principal para la mayoría de los niños con hipotonía congénita es la terapia ocupacional y física.

La hipotonía en los bebés suele ser perceptible a los 6 meses de edad, momento en el que el bajo tono muscular de los bebés suele ser evidente. Los bebés con hipotonía tienen un aspecto flácido porque sus brazos y piernas cuelgan, y tienden a tener poco o ningún control de la cabeza. Los niños con hipotonía pueden tener dificultades para entrar y salir de las posiciones y ser lentos en alcanzar los hitos motrices, lo que provoca un retraso global del desarrollo. La hipotonía en los niños pequeños puede provocar movimientos con patrones torpes o ineficaces, dificultad en la coordinación mano-ojo y una preferencia por sentarse y observar en lugar de moverse y divertirse con otros niños. Otros síntomas de la hipotonía son los problemas de movilidad y postura (como la dificultad para sentarse erguido sin apoyarse o apoyarse de forma significativa), las dificultades para respirar y hablar, la laxitud de los ligamentos y las articulaciones, la falta de reflejos y la facilidad para frustrarse ante los retos físicos.

Tratamiento de la hipotonía en los bebés

Su pediatra le ha dicho que su hijo tiene hipotonía, también conocida como bajo tono muscular, y que puede necesitar terapia pediátrica para el bajo tono muscular. El bajo tono muscular en los niños puede ser muy confuso, porque a veces su hijo puede parecer muy fuerte, a pesar de un diagnóstico de bajo tono muscular. En este blog, compartimos más sobre el bajo tono muscular en los niños y algunas terapias de juego muy interesantes que puede hacer para ayudar a su hijo a superar los desafíos del bajo tono muscular.

El bajo tono muscular es el término que describe los músculos que están flojos. Los niños y bebés con bajo tono muscular suelen tener que esforzarse más para moverse correctamente, les cuesta mantener la postura y presentan retrasos en las habilidades motoras, de alimentación y verbales. El bajo tono muscular puede deberse a problemas musculares o nerviosos, pero a menudo se desconoce la causa. Afortunadamente, con la terapia pediátrica y las actividades en casa, puedes ayudar a tu hijo a fortalecerse y el bajo tono muscular será un problema menor a medida que crezca.

Los bebés con bajo tono muscular se sentirán más flojos que los bebés sin bajo tono muscular que se sienten más «robustos». Los niños con bajo tono muscular pueden tener una mayor flexibilidad, una mala postura, cansarse con facilidad y tener retrasos en alcanzar hitos motores como sentarse, gatear o caminar. Incluso es posible que un niño con bajo tono muscular sea muy fuerte cuando se esfuerza, por lo que es importante obtener un diagnóstico preciso, para poder buscar la terapia pediátrica adecuada.

Hipotonía leve

Si has recibido recientemente el diagnóstico de hipotonía, es probable que tu cabeza nade con todo tipo de preguntas. Y no pasa nada. Tu bebé necesitará a veces más ayuda y paciencia, pero eso no significa que no pueda conseguir grandes cosas.

Es importante recordar que el tono muscular es un espectro. Cada niño tiene un impacto diferente. Para algunos niños, es una molestia leve. Para otros, es un obstáculo que influye significativamente en la vida diaria

Uno de los indicios más notables de la hipotonía en los bebés es la falta de control de la cabeza. Ten en cuenta siempre que tú o cualquier otra persona sostenga a tu pequeño. Las extremidades cojas y las dificultades para alimentarse también son una posibilidad.

Los retrasos en el desarrollo suelen ser más notables a medida que los niños crecen. Debido a la inestabilidad, tu hijo puede tardar en alcanzar hitos como ponerse de pie y caminar. La torpeza, el agotamiento, los problemas para ir al baño y las dificultades para seguir el ritmo de sus compañeros son habituales.

Cuando los niños llegan a la edad escolar, es posible que notes algunos nuevos retos en el aula. El bajo tono muscular no afecta a la mente de tu hijo ni a su capacidad de aprendizaje. Pero puede dificultar las actividades relacionadas con el aprendizaje, como agarrar un lápiz y permanecer sentado durante mucho tiempo.

Terapia ocupacional de la hipotonía

La hipotonía puede definirse como un tono muscular anormalmente bajo o una resistencia reducida al movimiento pasivo y relativamente rápido. La imprecisión de la definición refleja la falta de propiedades psicométricas y de fiabilidad de las evaluaciones de la hipotonía, por lo que en esta vía sólo se utilizarán las definiciones clínicas actualmente en uso por los especialistas en neurología. Otros términos para la hipotonía incluyen, pero no se limitan a, hipotonía central, síndrome del bebé flácido, hipotonía congénita benigna e hipotonía neonatal.

La hipotonía puede tener su origen en alteraciones de la fisiología del sistema nervioso central o periférico o de los propios órganos finales (músculos y grupos musculares). La vía actual sólo se ocupará de los niños cuya hipotonía esté mediada por el sistema central y excluirá a aquellos cuya hipotonía pueda atribuirse de forma concluyente a causas periféricas. La Atrofia Muscular Espinal (AME) no está incluida en la definición de hipotonía mediada centralmente. En este documento, la hipotonía mediada por el centro se denominará «hipotonía central» en aras de la simplicidad. Las etiologías específicas de la hipotonía central incluyen las lesiones y malformaciones cerebrales, así como las causas genéticas, metabólicas, traumáticas, anatómicas o idiopáticas de la disfunción neural central.