Inyeccion intramuscular gluteo dolor

Inyeccion intramuscular gluteo dolor

Síntomas de la lesión del nervio ciático tras una inyección intramuscular

La administración de inyecciones intramusculares es una intervención de enfermería habitual en la práctica clínica.1 Este artículo pretende concienciar sobre los puntos de inyección utilizados para la inyección intramuscular y destacar las mejores prácticas en relación con la administración de inyecciones IM.

No se puede subestimar la importancia de una buena técnica de inyección. No hay que olvidar que entre las posibles complicaciones de la inyección IM se encuentran los abscesos, la celulitis, la necrosis tisular, los granulomas, la fibrosis muscular, las contracturas, los hematomas y las lesiones de los vasos sanguíneos, los huesos y los nervios periféricos.2 Aunque la inyección IM es una práctica de enfermería habitual, existe una escasez de directrices para el personal de enfermería en este ámbito.3,4 Se ha señalado que no existen políticas o procedimientos de trabajo sobre la administración de inyecciones a los que el personal de enfermería pueda remitirse.

Lugares del muslo (recto femoral y vasto lateral) La captación de fármacos desde la región del muslo es más lenta que desde el brazo, pero más rápida que desde la nalga, lo que facilita mejores concentraciones séricas de fármacos que las posibles con los músculos glúteos.5

Inyección intramuscular incorrecta

La inyección intramuscular, a menudo abreviada IM, es la inyección de una sustancia en un músculo. En medicina, es uno de los varios métodos de administración parenteral de medicamentos. La inyección intramuscular puede ser preferible porque los músculos tienen vasos sanguíneos más grandes y numerosos que el tejido subcutáneo, lo que permite una absorción más rápida que las inyecciones subcutáneas o intradérmicas[1]: 751 Los medicamentos administrados mediante inyección intramuscular no están sujetos al efecto del metabolismo de primer paso que afecta a los medicamentos orales.

Los lugares más habituales para las inyecciones intramusculares son el músculo deltoide del brazo y el músculo glúteo de la nalga. En los bebés, se suele utilizar el músculo vasto lateral del muslo. El lugar de la inyección debe limpiarse antes de administrarla, y la inyección se administra con un movimiento rápido y de dardo para disminuir las molestias a la persona. El volumen a inyectar en el músculo suele limitarse a 2-5 mililitros, dependiendo del lugar de la inyección. No debe elegirse un lugar con signos de infección o atrofia muscular. Las inyecciones intramusculares no deben utilizarse en personas con miopatías o con problemas de coagulación.

Adormecimiento después de una inyección en las nalgas

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Si está siguiendo un tratamiento de infertilidad, es probable que tenga que ponerse inyecciones diarias. Con un poco de conocimiento y práctica, sus inyecciones diarias pueden ser mucho más fáciles.  A continuación se ofrecen cinco consejos para reducir el dolor asociado a las inyecciones de fertilidad en casa.

Si eres propensa a los hematomas y al dolor, puedes utilizar hielo o una bolsa de hielo para adormecer el lugar de la inyección durante varios minutos antes de inyectarte.  Asegúrese de limpiar la zona con una compresa de alcohol después. Si sigue sintiendo un dolor importante, puede utilizar una crema anestésica.

La tensión no facilitará la inyección, así que colóquese de forma que reduzca la tensión de los músculos.  Puede que tengas que tumbarte o inclinarte sobre una mesa, pero un músculo relajado dolerá mucho menos que uno tenso.

Cómo aplicar la inyección de im en el músculo glúteo

El protocolo de revisión se registró en PROSPERO (CRD42019136097). Se realizaron búsquedas en MEDLINE, EMBASE, British Nursing Index y CINAHL hasta junio de 2020. Se evaluaron los estudios incluidos y se realizó un metanálisis, cuando fue apropiado, con un modelo de efectos aleatorios y una prueba de heterogeneidad. Se informó la diferencia de medias estandarizada (DME) con un intervalo de confianza del 95% en el dolor por inyección informado (intervención frente a control).

La presión manual o los golpecitos rítmicos sobre el lugar de la inyección y la aplicación de presión local alrededor del lugar de la inyección redujeron el dolor por IMI. Sin embargo, hubo una gran heterogeneidad no explicada entre los estudios y un riesgo de sesgo significativo dentro de los estudios pequeños.

Introducción La inyección intramuscular (IMI) es un procedimiento clínico común con 16.000 millones de inyecciones administradas cada año en todo el mundo [1] en una amplia variedad de entornos sanitarios [2]. El uso generalizado de la IMI refleja la variedad de medicamentos que pueden administrarse por esta vía, como sedantes, terapias hormonales, vacunas, inmunoterapia de tumores, inmunosupresores, antipsicóticos de acción prolongada, vitaminas y antibióticos [3, 4]. La vía intramuscular ofrece una ventaja potencial al mejorar la absorción y la biodisponibilidad del fármaco en comparación con la vía oral y otras vías parenterales [4, 5], y puede utilizarse cuando la tolerabilidad de la medicación oral es escasa [6], y para garantizar la adherencia al tratamiento [4].