Sintomas el bebe se tira hacia atras

Sintomas el bebe se tira hacia atras

El bebé endereza las piernas y grita

Los padres pueden empezar a preocuparse si la cabeza de su bebé empieza a inclinarse hacia un lado o si prefiere mirar en una dirección, e incluso es posible que su médico lo haya notado en la última revisión de su bebé. La tortícolis infantil se diagnostica fácilmente por la tensión de los músculos de un lado del cuello, que deja la cabeza del bebé inclinada o girada.

Si tu bebé tiene tortícolis, es probable que haya nacido con ella (tortícolis congénita). Si ese es el caso, suele deberse a la forma en que el bebé fue colocado en el útero. En algunos casos, los bebés desarrollan tortícolis después del nacimiento (tortícolis adquirida, que normalmente está causada por algún tipo de traumatismo o infección), pero la mayoría de los casos pueden remontarse al nacimiento. Comprender los síntomas de la tortícolis, congénita o adquirida, le ayudará a saber cómo ayudar a su bebé.

Aunque su bebé haya nacido con tortícolis, es posible que no note ningún signo o síntoma hasta que tenga entre 6 y 8 semanas de edad. Alrededor de esta edad, la mayoría de los bebés empiezan a tener más control sobre su cabeza y su cuello. En este momento puede empezar a notar los siguientes síntomas:

El bebé arquea la espalda mientras come

Cuando están molestos, sobreestimulados o cansados, suelen demostrarlo llorando. Sin embargo, a veces, tu pequeño también puede ponerse nervioso físicamente y utilizar todo su cuerpo para expresar su frustración.

No siempre es fácil saber por qué tu bebé está alterado. A veces hay un desencadenante evidente, como un ruido fuerte. Otras veces, es posible que no sepas nunca qué ha provocado su angustia. Puede que esté demasiado cansado o que quiera que le prestes atención.

Aunque es molesto que tu bebé se angustie, es sólo porque no es lo suficientemente maduro para expresar sus sentimientos de otra manera. Pasará mucho tiempo antes de que pueda decirte por qué está tan frustrado.

Sin embargo, si tu bebé ya se siente agobiado, es posible que tocarlo o abrazarlo lo angustie más. En ese caso, coloca a tu bebé sobre una superficie blanda, como un sofá o un colchón. Asegúrate de que no pueda caerse y hacerse daño. Quédate cerca de él y ayúdale cuando esté preparado para recibir ayuda.

Es poco probable que el arqueo de la espalda signifique que tu bebé tenga algún tipo de problema médico. Tal vez simplemente se esfuerce por ayudarte a entender sus necesidades. Puede ser que, como muchos padres primerizos, te sientas abrumado por el cuidado de esta nueva personita en tu vida. Si tienes alguna duda, habla con tu médico de cabecera o con tu visitador médico.

El bebé inclina la cabeza hacia atrás cuando mira las cosas

Hospital Infantil de Boston. 2007. Treating acid reflux in infants. http://www.childrenshospital.org/views/august07/treating_acid_reflux_in_infants.htmlCzinn SJ, et al. 2013. Enfermedad por reflujo gastroesofágico en neonatos y lactantes: cuándo y cómo tratarla. Paediatric Drugs 15(1):19-27. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23322552 [Consultado en junio de 2016]

Nancy Montgomery es escritora y editora de salud y bienestar. Vive con su marido en Berkeley, California, y tiene una hija adulta. Disfruta especialmente trabajando en contenidos relacionados con la seguridad, y organizando y presentando información importante de forma que sea fácilmente accesible para los padres.

El bebé arquea la espalda al acostarse

Todos los recién nacidos lloran y se ponen nerviosos a veces. Durante los tres primeros meses de vida, lloran más que en cualquier otro momento. Pero cuando un bebé sano llora durante más de 3 horas al día, más de 3 días a la semana, el médico puede decir que el bebé tiene cólico (KOL-ik).

El cólico es un patrón especial de llanto. Los bebés con cólicos están sanos, comen y crecen bien, pero lloran en rachas. Los episodios ocurren a la misma hora del día. Lo más frecuente es que el llanto comience a primera hora de la tarde.

Los médicos no están seguros de la causa de los cólicos. Puede deberse a problemas digestivos o a una sensibilidad a algo de la leche de fórmula del bebé o a lo que come la madre lactante. O puede deberse a que el bebé esté intentando acostumbrarse a las vistas y sonidos de estar en el mundo.

No existe ninguna prueba para detectar los cólicos. Los profesionales de la salud preguntan por el llanto y por el estado del bebé. Si crees que tu bebé tiene cólicos, llama a tu médico.

Algunos bebés necesitan menos estimulación. Los bebés de 2 meses o menos pueden estar bien envueltos en pañales, tumbados de espaldas en la cuna con las luces muy tenues u oscuras. Asegúrate de que el fular no esté demasiado apretado. Deja de envolverlo cuando el bebé empiece a ser capaz de darse la vuelta.