Lateralidad cruzada y altas capacidades

Dominancia cruzada e inteligencia

La relación entre la lateralidad y la capacidad matemática sigue siendo muy controvertida. Mientras que algunos investigadores han afirmado que los zurdos son superdotados para las matemáticas y que los diestros fuertes son los que obtienen peores resultados en las tareas matemáticas, otros han propuesto más recientemente que los diestros mixtos son el grupo más desfavorecido. Sin embargo, los estudios realizados en este campo difieren en cuanto a la edad y el sexo de los participantes, así como al tipo de capacidad matemática evaluada. Para desentrañar estas discrepancias, llevamos a cabo cinco estudios en varias escuelas italianas (total de participantes: N = 2.314), en los que participaron alumnos de diferentes edades (de seis a diecisiete años) y en una serie de tareas matemáticas (por ejemplo, aritmética y razonamiento). Los resultados muestran que (a) las funciones lineales y cuadráticas son insuficientes para captar el vínculo entre la lateralidad y la capacidad matemática; (b) el porcentaje de varianza en las puntuaciones de matemáticas explicado por la lateralidad era mayor que en estudios anteriores (entre el 3 y el 10% frente al 1%), y (c) el efecto de la lateralidad en la capacidad matemática dependía de la edad, el tipo de tareas matemáticas y el sexo. De acuerdo con investigaciones anteriores, la lateralidad representa un correlato del rendimiento en matemáticas, pero la forma de esta relación es más complicada de lo que se ha argumentado hasta ahora.

Psicología transversal dominante

El cerebro humano está dividido en dos hemisferios: izquierdo y derecho. Los científicos siguen explorando cómo algunas funciones cognitivas tienden a estar dominadas por un lado o por el otro; es decir, cómo se lateralizan.

La lateralización de la función cerebral es la tendencia a que algunas funciones neuronales o procesos cognitivos se especialicen en un lado del cerebro o en el otro. La fisura longitudinal medial separa el cerebro humano en dos hemisferios cerebrales distintos, conectados por el cuerpo calloso. Aunque la macroestructura de los dos hemisferios parece ser casi idéntica, la diferente composición de las redes neuronales permite que la función especializada sea diferente en cada hemisferio.

La lateralización de las estructuras cerebrales se basa en tendencias generales expresadas en pacientes sanos; sin embargo, existen numerosos contraejemplos a cada generalización. El cerebro de cada ser humano se desarrolla de forma diferente, lo que da lugar a una lateralización única en los individuos. Esto es diferente de la especialización, ya que la lateralización se refiere únicamente a la función de una estructura dividida entre dos hemisferios. La especialización es mucho más fácil de observar como tendencia, ya que tiene una historia antropológica más sólida[1].

Prueba de dominancia cruzada

En este estudio, presentamos dos herramientas adecuadas para el estudio de los perfiles de lateralidad y orientación espacial que se ajustan a los supuestos de compatibilidad estímulo-respuesta espacial y acción ideomotora en el marco de integración de la percepción y la acción abordado dentro de la Teoría de la Codificación de Eventos (Hommel et al., 2001). Los instrumentos existentes para evaluar la lateralidad no tienen en cuenta este marco de integración percepción-acción ni el polimorfismo de los usos de la lateralidad, por lo que se utilizan principalmente para estudiar las funciones de los miembros superiores (principalmente las manos).

Estudios específicos de finales de los años 80 y 90 (Peters, 1988a; Previc, 1991; Coren, 1993; Hart y Gabbard, 1998) señalaron que la lateralidad se describe en un contexto bilateral en el que el papel de una extremidad es ejecutar una acción mientras que el papel de la otra extremidad es establecer la estabilización postural. En términos de una conceptualización motora más detallada, nos referimos a estos dos roles como precisión gestual y apoyo postural, respectivamente. Sostenemos que es esencial distinguir entre estas dos funciones realizadas por las extremidades que trabajan armoniosamente juntas en sinergia contralateral y que sustentan un perfil de lateralidad motora particular.

Ventajas de la dominancia ocular cruzada

El Día Internacional del Zurdo se celebra cada 13 de agosto. Fue fundado por el Club de Zurdos en 1992 – el club mismo fue fundado en 1990. El Día Internacional del Zurdo es, según el club, “un evento anual en el que los zurdos de todo el mundo pueden celebrar su sinistralidad (zurdera) y aumentar la conciencia pública sobre las ventajas y desventajas de ser zurdo”.

El término lateralidad se refiere a la preferencia que la mayoría de los humanos muestran por un lado de su cuerpo sobre el otro. Algunos ejemplos son la zurdera/derecha y la zurdera/derecha; también puede referirse al uso primario del hemisferio izquierdo o derecho del cerebro. Cuando se obliga a una persona a utilizar la mano contraria a la que utilizaría de forma natural, se habla de lateralidad forzada o, más concretamente, de dextralidad forzada. La ambidestreza es cuando una persona tiene aproximadamente la misma habilidad con ambas manos y/o ambos lados del cuerpo.

Aunque la mayoría de las personas son diestras o zurdas, existen diferentes “grados” de lateralidad. Algunas personas utilizan una mano para los trabajos que requieren destreza y la otra para los trabajos que implican alcanzar.